Revista de Bajos

MusicMan Stingray 4 Special Bass review en español

MusicMan Stingray Special

Podría parecer que una marca tan establecida y aceptada como Musicman no necesita en exceso renovar sus productos para mantenerse en lo más alto de la industria de la fabricación de bajos y guitarras. Sin embargo, desde que la empresa Ernie Ball se hiciera con esta marca el año1984, lo cierto es que han ido expandiendo el número de modelos y opciones creando algunos modelos rompedores como el Bongo o el Big Al, incorporando sistemas piezo eléctricos como opción (y consiguiendo que suenen bien, algo que no siempre ocurre), y creando uno de los bajos de 5 cuerdas más aceptados en el mundo del rock y el pop como es el Stingray 5.

En los últimos años hemos asistido a la llegada de modelos con más pastillas, acabados especiales, series limitadas y sobre todo el modelo Classic que está basado en los Stingray de los 70 pero que mejora algunos aspectos del original como el funcionamiento del alma y la duración de la pila. El bajo que hoy analizamos se denomina Stingray 4 Special, así que vamos a contarte que es lo que hace “especial” a este instrumento. De entrada señalaremos que no se trata de una serie más o de una edición limitada, sino que este Special viene en la práctica a reemplazar al Stingray de toda la vida que ahora se encuentra sólo disponible en sus versiones Classic de 4 y 5 cuerdas, el modelo Old Smoothe (40 Aniversario) y el más reciente de escala corta. Es decir, que el Stingray de toda la vida tal y como lo conocemos ha desaparecido, dando paso al Stingray Special. Si bien no se trata de cambios radicales (de hecho a simple vista parece un Stingray de toda la vida), lo cierto es que este instrumento incorpora una buena cantidad de mejoras que, sin alejarlo de su diseño y sonido clásicos, hacen que sea mucho más cómodo de tocar y que la experiencia de uso se vea muy favorecida.

Construcción

De entrada vemos que todos los contornos del cuerpo tienen ahora un corte más redondeado y por tanto ergonómico. Seguimos con una placa de unión al mástil de 5 tornillos a la que se le ha dado una forma que permite un mejor acceso hasta el último traste.

MusicMan Stingray 4 Special trasera

Se trata además de un bajo más ligero gracias a la selección de maderas y herrajes, resolviendo así una de las quejas que muy a menudo han recibido estos bajos como es el peso. Este ejemplar en concreto da un peso en la balanza de sólo 3.6 kg, algo nada habitual en Musicman.

Como sabrás, los bajos ligeros tienen la ventaja de permitirte usarlos horas y horas sin que tu hombro se cargue al mismo tiempo que, al menos para muchos luthiers, se mejora la resonancia. El problema es que los bajos ligeros a menudo sufren del temido “cabeceo” ya que al reducir el peso del cuerpo se altera el centro de gravedad y eso hace que tengamos que estar sujetando el mástil para
tocar todo el tiempo, algo que no es nada cómodo, la verdad. Pues bien, los señores de Ernie Ball han pensado en todo y han dotado a este modelo de un nuevo tipo de clavijas más ligeras y precisas. Se mantiene el clásico e icónico diseño de pala corta en formato 3+1, lo cual también ayuda a conseguir un bajo ligero y equilibrado.

Pero eso no es todo, aún quedan otros factores interesantes que hacen que el nuevo Stingray Special haga honor a su nombre: el mástil y diapasón son de arce tipo “roasted” (tostado), un proceso mediante el cual se somete a la madera a un proceso a alta temperatura que hace que gane en resistencia y sea menos propensa a deformarse con el tiempo. Adicionalmente, este tratamiento también crea una microestructura similar a la de las maderas que se han secado de forma natural y que por tanto han perdido bastante contenido de humedad. Por si esto fuera poco, el proceso hace que la madera tenga un aspecto sencillamente fabuloso, como puedes ver en las fotos.

Electrónica

Pasamos ahora a la electrónica donde, como no podía ser menos, también encontramos una serie de mejoras. La pastilla humbucker se ha rediseñado por completo y además de estar ahora más equilibrada que nunca, también suena más poderosa gracias a los imanes de neodimio que producen un nivel de salida más alto y una respuesta de frecuencias más amplia.

El previo sigue siendo el clásico de 3 bandas de EQ pero ahora viene alimentado por 18 Voltios, ofreciendo un headroom superior que puede resultar muy beneficioso cuando haces un uso extremo de la EQ.

MusicMan Stingray 4 Special

Como cabría esperar, se mantienen en este modelo muchas de las características que hacen que el Stingray sea uno de los pocos bajos que se pueda considerar clásico: el cuerpo de fresno de dos piezas, la cejuela compensada (mejora la afinación en las primeras posiciones), el puente sólido y funcional, un trasteado perfecto, el alma accesible de forma sencilla y sin herramientas especiales, la electrónica apantallada libre de ruidos y el acabado del mástil al aceite.

Una vez detalladas las especificaciones y características de este Musicman Stingray Special pasamos a la parte más divertida, que es probarlo. Usamos para ello un combo 115B-250 de la misma marca (aunque desarrollado por Markbass) con un altavoz de 15” que produce un sonido vintage precioso. Para contrastar usamos también un equipo Aguilar de corte moderno compuesto del cabezal AG700 y la pantalla SL410.

Sonando

Desde luego la sensación al tocar el instrumento es fantástica. Las dimensiones del mástil son tremendamente clásicas. No en vano el Stingray nació de la mano de Leo Fender basándose en el Precision. La sensación es de familiaridad total, como si llevásemos tocando este bajo muchos años. El acabado al aceite sobre el mástil “roasted” es tremendamente orgánico y agradable, evitando además que el pulgar se atasque si tiendes a sudar. La ligereza del cuerpo y el equilibrio del mástil hacen que desde el primer segundo notes que se trata de un instrumento tremendamente bien hecho y que perfectamente podría convertirse en tu compañero de batallas para muchos años.

El sonido lo podríamos describir como 100% Stingray pero con ese punto extra de pegada que hace que suene más lleno y un tanto menos hueco que lo que podríamos esperar. Hemos comparado este bajo con sus dos hermanos más cercanos: un Stingray normal con 3 bandas de EQ (ya descatalogado) y el “Old Smoothie” o modelo 40 aniversario y en ambos casos hemos notado que el Special nos entrega un sonido con más cuerpo, más nivel de salida y sobre todo un rango mucho mayor en los controles de EQ.

El punto de partida con toda la EQ en el centro nos resulta más equilibrado que en otros Stingray de 3 bandas, pero contamos además con rango más que generoso para realzar (o recortar) cualquiera de las tres 3 frecuencias y lograr el sonido que queremos.

Este rango ampliado de potencia en la EQ se ve favorecido por la alimentación a 18 Volts, evitando que la señal pueda saturar por falta de voltaje al pedirle todos los graves que tiene.

MusicMan Stingray 4 Special pala

Tocando fingerstyle percibimos un equilibrio perfecto entre una fundamental fuerte, una excelente definición de nota y el toque justo de agudos característico de la marca. Si pasamos al slap descubrimos que no hay que modificar nada ya que el sonido sigue siendo perfecto. Esto es algo que no se pueda decir de muchos bajos, desde luego… A partir de ahí, el uso de la EQ será algo a lo que recurrirás en función de tu equipo de amplificación, la acústica de la sala o tus propias preferencias. Nos encanta la profundidad que adquiere el bajo al aumentar los graves y de hecho incluso con este control al máximo obtenemos un sonido que nunca hace la temida “bola”.

Los medios están centrados en una frecuencia más bien grave en torno a 300Hz, de modo que también nos ayudan a redondear más nuestro sonido. No es probable que necesites realzar los agudos en este bajo, pero si lo haces de nuevo notarás que es un agudo más fino y menos agresivo que en otros Stingray.

Lo mejor de todo es que este bajo suena perfecto en los dos equipos de amplificación que hemos elegido para esta prueba. Lógicamente con el combo Musicman y su único altavoz de 15” estamos en onda vintage total mientras que con el stack Aguilar se añaden unos agudos que no son en absoluto exagerados.

En función de la música que toques y de tus preferencias, podrías optar por una onda de amplificación o la otra, pero en ambas este Musicman Stingray Special se desenvuelve de maravilla.

En resumen: nos encanta cuando las marcas hacen bien las cosas y en este caso hay que dar la enhorabuena a Ernie Ball por mejorar un instrumento tan clásico y dotarlo de todas estas mejoras sin perder nada de la esencia del original.

A nuestro juicio, este es el mejor Stingray que se ha hecho hasta la fecha. Pruébalo y compruébalo por ti mismo.

Joaquín García

0 comentarios en MusicMan Stingray 4 Special Bass review en español
Deja tu comentario