Revista de Bajos

Contrabajos Gewa Germania 11 “Berlin” & “Roma” Antik

Contrabajos Gewa Germania 11

La firma alemana Gewa es una compañía realmente importante que abrió sus puertas hace casi 100 años (1925) en la localidad alemana de Adorf en la zona de la baja Sajonia, la cual es famosa por albergar a numerosas fábricas de instrumentos musicales y talleres de artesanos de cuerda desde hace varios siglos. A tan sólo 6 kilómetros se encuentra la localidad de Markneukirchen donde como sabrás tiene su sede la empresa Warwick. En la actualidad Gewa cuenta con unos 250 trabajadores.

Si bien el fuerte de la empresa es la construcción y comercialización de instrumentos de cuerda pulsada y frotada así como estuches y fundas para los mismos, lo cierto es que a día de hoy su catálogo contiene más de 35.000 referencias ya que también se encargan de la distribución de muchísimos accesorios y complementos de terceras marcas.

Se trata de una empresa que además hace gala de mantener unas condiciones laborables óptimas para sus trabajadores, cuidando desde siempre detalles como la salud, la seguridad en el trabajo y el respeto al medio ambiente. Nos parece importante remarcar esto en una época en la que a veces la producción en masa y la necesidad de algunas firmas por sacar cantidad de productos al mercado rápidamente y a bajo precio repercuten negativamente no sólo en esas condiciones laborales, sino también en la propia calidad de los instrumentos.

Los contrabajos que ofrece Gewa están divididos en tres grandes grupos: Línea Estudiante (ideales para inicio, con un precio contenido que va de los 1000€ a los 2000€ aproximadamente), Línea Premium (para un estudio avanzado y precios desde 2000€ hasta 3200€) y la Línea Maestro (instrumentos profesionales con un rango de precio que va desde casi 6000€ hasta unos 25.000€). Los dos instrumentos que analizamos hoy pertenecen a la Línea Maestro, siendo concretamente el modelo más asequible de esa serie. El nombre del modelo es Germania 11 y se trata de contrabajos artesanales que fabrica y comercializa Gewa en sus talleres de Adorf, Alemania, bajo la dirección del maestro luthier Marko Ackert. Son, por tanto, instrumentos destinados a quien necesita un instrumento de mayor calidad y un sonido superior.

Como puedes ver en las fotos, ambos son del formato “gamba”. A simple vista es fácil distinguirlos ya que el modelo Berlin tiene un tinte ámbar que deja ver toda la increíble veta de la trasera de arce flameado, mientras que el modelo Roma tiene una tonalidad más oscura. Ambos instrumentos han pasado por el proceso de envejecimiento ligero que Gewa denomina “Antik” y que hace que posean un aspecto de contrabajo antiguo precioso.

Para los aros y fondo de estos contrabajos se ha usado arce de Bosnia seleccionado. Un simple vistazo permite apreciar la belleza de esta madera. La tapa es de picea tallada también seleccionada. El uso de unas maderas de esta calidad es toda una garantía para un resultado final óptimo.

Como seguramente ya sabrás, en un instrumento acústico entran muchos factores en juego a la hora de conseguir el resultado deseado: desde la selección de maderas debidamente secas hasta su posterior tallado y ensamblaje. Un aspecto crucial es también el tipo de barniz que lleve el instrumento, ya que debería ser capaz de aportar protección pero sin ser demasiado grueso para que la resonancia no se vea afectada. Si estamos hablando además de instrumentos de gama semi profesional como estos, donde necesitamos lograr no sólo un buen volumen acústico sino un sonido rico en armónicos y que funcione bien tanto para tocar en pizzicato como con arco, el tipo de barniz y su modo de ser aplicado serán aún más importantes.

En este caso se ha optado por un barniz al alcohol y se ha usado sólo una delgada capa del mismo. Se asegura así la protección de la madera al tiempo que permite que toda la madera vibre libremente.

El diapasón es de ébano de primera calidad y ha sido trabajado y graduado para ofrecer una superficie ideal al tacto y para soportar un uso continuado durante años.

El clavijero monta clavijas individuales Rubner, sin duda toda una garantía de funcionamiento y estabilidad para este tipo de instrumentos.

Por último se han usado cuerdas Corelli de tensión media-baja que funcionan perfectamente tanto con el arco como al tocar pizzicato.

El tiro de cuerda es de 103.5cm, lo cual unido al diseño de hombros bajos hace que se trate de instrumentos fáciles de tocar y que te permiten explorar cualquiera de sus registros con la máxima comodidad.

Nos encanta la solidez de la pica ajustable ya que en muchos contrabajos este un punto débil. Tiene el grosor adecuado y el tornillo de ajuste es suave y eficaz. Un generoso taco de goma (más grande de lo habitual) hará que el instrumento no resbale en ninguna superficie, un detalle muy de agradecer.

EN USO

Lo primero que notas en cuanto coges estos contrabajos es que se trata de instrumentos muy ligeros. Lo siguiente es que en cuanto pulsas una cuerda percibes un volumen sorprendente y una resonancia espectacular. De hecho tiene un volumen considerable tratándose de un 3/4 que hace que se iguale en respuesta a un 4/4 pero con mucha mayor comodidad.

Tanto si usamos pizzicato como arco, el equilibrio de volumen y timbre entre cuerdas es casi perfecto, algo nada fácil de encontrar en muchos instrumentos. Aquí entran en juego muchos factores desde el tipo de cuerdas, la posición del alma, el montaje en general del instrumento. Lo que se percibe desde el primer momento es que estos instrumentos vienen de fábrica lo que se dice “listos para tocar”. La diferencia entre un contrabajo que viene ya revisado, repasado y ajustado y uno que no, es enorme.  No se trata sólo de la comodidad a la hora de tocar, sino de encontrar una coherencia de sonido en todos los registros del instrumento, y en este caso cualquiera de los dos es sencillamente perfecto. La cejilla está perfectamente cortada, de modo que la comodidad en las primeras posiciones (que es donde tocamos la mayoría del tiempo al fin y al cabo) es total. Además la cuerda no se hunde en la misma, lo cual favorece el sustain y la resonancia de las cuerdas al aire.

Al tocar en pizzicato el sonido es profundo pero con una excelente definición de nota y ese “growl” tan difícil de encontrar, así como un sustain notable. Incluso en las cuerdas de La y Mi obtenemos sin el más mínimo esfuerzo ese sonido largo donde el ataque de la nota se mantiene durante varios segundos. Si has escuchado al contrabajista de folk inglés Danny Thompson, a ese tipo de sonido tan especial es al que nos referimos. ¡Nos encanta!

Gewa Germania 11 Roma

Con el arco el timbre es realmente bonito también, ofreciendo un equilibrio perfecto entre profundidad y una cualidad “cantable”, recordando en ciertos momentos al timbre de un violoncello. Encontrar un instrumento que permita obtener un resultado tan bueno con arco y pizzicato es realmente poco habitual. Estamos impresionados.

El mundo de las cuerdas de contrabajo es tremendamente complejo. Dejando a un lado las especializadas en Slap para Rockabilly y Psychobilly (nylon, plástico, etc.), las cuerdas de contrabajo se dividen  básicamente en tres tipos: las ideales para arco/clásico, las de pizzicato/jazz y las híbridas. Las de arco consiguen un sonido dulce y cálido para repertorio de orquesta y permiten que el arco enganche la cuerda sin estridencias, pero suelen tener un pizzicato con una caída muy rápida y un sonido un tanto oscuro al tocar con los dedos. Por el contrario, las de jazz ofrecen más sustain y detalle de nota al tocar en pizzicato pero suelen resultar demasiado brillantes (en ocasiones estridentes) con el arco, dificultando además el contacto del arco con la cuerda.  Las híbridas, como su nombre indica, intentan funcionar bien en ambos mundos pero lo cierto es que esa personalidad intermedia hace que no sean las ideales en ninguno de los dos estilos.

Pues bien, estos contrabajos montan cuerdas Corelli y han sido toda una revelación para nosotros porque pese a ser cuerdas de precio muy asequible, funcionan perfectamente tanto en pizzicato como en arco. Se trata de un juego de tensión Media pero con un calibre fino, de modo que resultan muy fáciles de tocar, equivalentes a cuerdas de tensión baja en otras marcas. Tienen un núcleo de acero con entorchado de tungsteno y al tocar con dedos ofrecen un sustain notable, un grave poderoso y el nivel de agudo justo. Con arco se comportan igual de bien, entregando un sonido muy rico y nítido.

Es difícil saber hasta qué punto las sensaciones provienen de la madera, el barniz, las cuerdas, el montaje, las dimensiones, etc. Lo que sí que sabemos es que la experiencia al tocar estos instrumentos es realmente increíble y que el resultado sonoro está a la altura de instrumentos mucho más caros que hemos probado. El ajuste de fábrica nos ha parecido perfecto, aunque lógicamente luego cada músico tendrá sus preferencias y cualquier luthier cualificado puede adaptarlo a tus necesidades. A nosotros en particular nos ha parecido que el modelo Berlín (ámbar) viene con un montaje ideal para jazz y pizzicato porque tiene las cuerdas un poco más bajas que el modelo Roma, el cual funcionará quizás un poco mejor para arco precisamente por esa pequeña altura extra de cuerdas. En cualquier caso, como decimos, esto es algo que cualquier luthier puede modificar más adelante y adaptar cualquiera de los dos instrumentos a tu estilo y necesidad.

De nuevo destacamos el volumen que tienen estos dos contrabajos, comparable al de otros de tamaño y escala más grande.

Los hombros bajos facilitan el acceso al registro agudo, algo que nos parece fundamental.

CONCLUSIÓN

La inversión en un contrabajo de calidad es algo que necesita de reflexión ya que se suele tratar de un desembolso importante. Si bien en el mundo del bajo eléctrico con 2-3000€ ya tenemos un muy buen instrumento, en el terreno del contrabajo es necesario apuntar más alto si queremos conseguir un instrumento que sea cómodo, suene bien y nos permita crecer musicalmente. En este caso, estos Gewa Germania 11 son instrumentos realmente bien hechos y pese a tener un cierto precio, te aseguramos que son todo un acierto. Cuentas además con la garantía de que son nuevos y por tanto no tienen los achaques y problemas de instrumentos antiguos. El encanto de un instrumento de hace décadas o incluso más de un siglo es innegable pero los que nos dedicamos a esto sabemos que también debemos vivir con revisiones constantes y que las reparaciones antiguas que normalmente han sufrido suelen dar problemas, pudiéndote volver loco con una vibración extraña o alguna zona muerta en el instrumento. Nada de eso ocurre en estos dos Gewa Germania 11 que te permitirán explorar el instrumento de arriba abajo en el estilo musical que prefieras sin ningún problema y disfrutando de una enorme comodidad al tocarlos y un sonido de primera que normalmente relacionaríamos con instrumentos bastante más caros.

A eso sumamos la ligereza, el tremendo volumen acústico, la comodidad al tocar y la increíble versatilidad para funcionar bien tanto en entorno clásico como jazz, bluegrass, etc., y tenemos a dos ganadores. Berlín o Roma, Roma o Berlín, elijas el que elijas sales ganando y tienes un instrumento para toda la vida.

Texto y fotos: Joaquín García

0 comentarios en Contrabajos Gewa Germania 11 “Berlin” & “Roma” Antik
Deja tu comentario