Revista de Bajos

Leduc Masterpiece Bass

Es una evidencia que el mercado de instrumentos musicales está en continuo desarrollo, los productos evolucionan y los fabricantes buscan atraer a los usuarios utilizando cualquier ventaja competitiva que se ponga a su alcance. Las grandes compañías utilizan su imagen de marca –conseguida a base de hacer bien las cosas y no pocos esfuerzos- y los pequeños fabricantes compiten con ellos como pueden. También es cierto que el usuario es cada vez más inquieto, más experto y está mejor informado. Es el signo de los tiempos.

Agitando todo esto en una coctelera puede dar lugar a las soluciones más variopintas, una de ellas es la aparición del  artesano y el concepto boutique.. Estos tratan de vender sus productos sustentados en un trabajo impecable, cuidadoso, con materiales premium o muy seleccionado y con alguna solución técnica añadida. Entre ellos se encuentra Christophe Leduc.

Instalado en el noreste de Francia, concretamente en Bassompierre. Desde allí construye excelentes bajos y guitarras además de las tareas propias de ajuste y reparación de un luthier.

Aquí vamos a revisar el Leduc Masterpiece. La primera sensación cuando tienes entre manos un bajo de estas características es la de estar ante un instrumento serio, profesional, se percibe bien balanceado, no cabecea la más mínimo y da la impresión de estabilidad. La imagen es la de un instrumento de corte moderno, huye de referencias estéticas clásicas y se observa una electrónica sofisticada…. Pero vayamos por partes.

Leduc Masterpiece trasera

Pala y mástil

La pala es de diseño propio y de forma asimétrica en este Masterpiece de cinco cuerdas. Estas se encuentran alojadas, en clavijas Gotoh de acabado brillante en color negro, tres en la parte superior y dos en la inferior. Las clavijas son de una precisión en el afinado importante.

La madera de la pala al igual que el mástil, es arce canadiense y tiene una tapa de la misma pieza que el diapasón, que es palisandro de Paraguay. Aquí el fabricante ofrece la opción de emplear palosanto de 125 años de antigüedad.

En la tapa de la pala está el acceso al alma del instrumento y el logotipo del fabricante en madreperla. Esas dos mismas piezas de madera van a componer el mástil en donde va encastrada la cejilla de éste cinco cuerdas, que tiene una anchura de 860 mm y está realizada en hueso.

El mástil está dotado de 24 trastes y el espesor del perfil varía en las siguientes proporciones, en el traste uno es de 21 mm y de 22.5 mm en el doce. Por otra parte la distancia entre cuerdas es 5 mm en la cejuela y de 18mm en el puente. En forma de D, da sensación de estabilidad y equilibrio cuando te desplazas por él. Acceder a los trastes más altos es muy fácil dado el perfil y es cómodo hasta para realizar acordes.

Cuerpo

Está confeccionado en bubinga, con un veteado paralelo muy bonito, concretamente en este modelo que tenemos entre manos en acabado estándar o cera natural. La forma del cuerpo es asimétrica y responde también a diseño propio. De aspecto moderno y doble cutaway, el “cuerno” superior es mucho mayor que el inferior y alcanza hasta el traste 12, mientras el inferior no pasa del 20 facilitando el tocar en la parte de sonoridades más agudas del instrumento.

En la parte posterior se observan las tapas que cubren las cavidades donde va alojada la electrónica del instrumento. Tiene también un rebaje en su parte superior para que resulte más cómodo al tocar de pie. Curiosamente, también encontramos aquí la entrada de jack que sería la típica de una Stratocaster pero en la parte trasera en lugar de la delantera.

El puente es un ABM Gotoh, marca con la que Leduc lleva trabajando desde 1981, realizado en una aleación de aluminio.

Leduc Masterpiece cuerpo

Electrónica y sonido 

Las pastillas que monta este Masterpiece son de alta impedancia y bobinado simple. Los imanes de samario-cobalto y el hilo que las bobina es de cobre con un revestimiento de plata. Se encuentran insertadas en una cubierta de palorrosa donde se ve una “L” de nácar.

La electrónica es una EL-5 de volumen activo y balance pasivo, así como controles de graves y agudos de banda ancha, es decir, de largo recorrido. Un switch permite corregir los medios a la inversa del reglaje fijado para los agudos. Y por último entre las pastillas se encuentra un “hum-cancelling” con una bobina “fantasma” que elimina todos los ruidos parásitos que pudieran ser captados por las pastillas single-coil

Al respecto del sonido, la primera percepción es que no es un bajo con mucha mordiente y eso nos lleva a pensar que es muy poderoso para acompañar. Tal vez sea ese aspecto el más destacable del instrumento. Si jugamos con el balance de pastillas, en la del mástil obtenemos sonidos rockeros y con la del puente nos aproximamos a terrenos fussion. Si combinamos las dos podemos adentrarnos en áreas más pop, jazz, funky…aquí tocaríamos slap perfectamente. Todo esto con el instrumento plano de graves.

Otra impresión que nos produce el bajo es en cierto modo lógica al tratarse de un cinco cuerdas es que se siente muy poderoso en graves pero a la vez suena equilibrado. Si accionamos el switch, le estamos dando un corte de medios y el bajo suena muy funky. Es importante a la vez trabajarnos los graves y agudos para encontrar las sonoridades que buscamos que seguro se hallan en este Leduc.

Conclusiones

Este bajo de cinco cuerdas nos parece perfecto para acompañar en cualquier estilo no nos resulta extraño que instrumentistas como Marcus Miller o Abraham Laboriel lo tengan entre sus opciones. Es un instrumento construido por un luthier artesanalmente y eso se nota en la minuciosidad de los acabados y en muchos detalles como la selección de las maderas empleadas.

Tiene una afinación muy buena y mucho sustain en todas las notas, las toquemos en la parte del diapasón donde las toquemos suenan todas definidas y equilibradas siendo esto, el sonar equilibrado lo más destacado de este gran instrumento.

José Manuel López

0 comentarios en Leduc Masterpiece Bass
Deja tu comentario