Revista de Bajos

Ajustar el alma del bajo

Alma del bajo

Los cambios de temperatura y humedad bruscos pueden provocar pequeños movimientos en nuestro mástil. En ese momento, no está de más tener un poco de información sobre que tenemos entre manos cuando hablamos de ajustar el alma de nuestro instrumento.

Vamos a hablar entonces de tipos de almas y como deben ajustarse a cada estación del año, para así poder tener nuestra herramienta de trabajo en perfecto funcionamiento. Para tener un poco de conocimiento de cómo ajustar un alma primero pasaremos a explicar los diversos tipos que podemos encontrar en el mercado. Entendiendo como se fabrica y funciona un alma será mucho más sencillo trabajar con ella y ajustar nuestro instrumento sin miedo a estropearla.

Las características de un alma de bajo, guitarra eléctrica y acústica son muy similares en cuanto a funcionamiento pero se diferencian en su longitud; las de bajo evidentemente tienden a ser un poco más largas debido a que el mástil de un bajo siempre es más largo que el de una guitarra debido a la escala en la que trabaja. La segunda diferencia y que si es fundamental, es que tipo de funcionamiento tiene esa alma. Aquí encontramos dos tipos de alma: un solo sentido (one way truss rod) o doble sentido (two way truss rod).

El alma de un solo sentido se compone de una varilla de acero de unos 6mm (según el fabricante puede variar) con un tope soldado en su parte final y una rosca en el inicio donde encontramos una cabeza normalmente de tipo Allen. Esta parte inicial donde encontramos la cabeza también tiene un tope que queda embutido en el interior del canal del alma que atraviesa la rosca de la varilla. Todo el conjunto queda entonces incrustado dentro del mástil entre el diapasón y la madera que compone el mástil en sí.

¿Qué pasa entonces cuando giramos la cabeza Allen del alma? Cuando giramos en el sentido de la agujas del reloj, la cabeza tira de la varilla (recordad que la varilla tiene un tope en cada extremo) comprimiéndola entre el tope final y el inicial, que lo provoca que la varilla se dobla hacia el lado opuesto a las cuerdas. Esta acción hará que nuestro mástil se enderece para compensar la tensión que provocar las cuerdas.

Tipos de alma para bajo

Aunque más adelante os contaremos como ajustar el alma, recordad que todo mástil debe tener una pequeña curvatura para obtener un ajuste óptimo.

El alma de un solo sentido es la más simple de las almas que encontramos en el mercado y si está bien construida e instalada no tiene por qué dar problemas. Aunque un alma de este tipo es más que suficiente para ajustar un instrumento, algunos fabricantes utilizan una versión más robusta de las misma y que consiste en soldar un pasamanos rectangular de acero (sección de 3x6mm) a los dos extremos de la varilla para darle más rigidez al conjunto. Al final del pasamanos se suelda la propia varilla y en el otro extremo se suelda un cilindro de acero que actúa de tope y por el que introducimos la parte roscada de la varilla del alma. El resultado es un conjunto más rígido y pesado pero que tiene un funcionamiento es exactamente igual al que hemos descrito con anterioridad; cuando apretamos el alma se comprime la varilla y a su vez el pasamanos soldado y por tanto con menos vueltas es posible ajustar mejor el instrumento.

Ahora vamos a diseccionar el otro tipo de alma que podemos encontrar en nuestro instrumento. El alma de doble sentido o two way truss rod debe su nombre a que cuando accionamos la llave en sentido de las agujas del reloj el alma tensa nuestro mástil y que cuando giramos en sentido contrario fuerza el mástil en el sentido contrario. Para simplificar esta explicación diríamos que el alma actúa en las dos direcciones, enderezando y/o curvando nuestro mástil, según el ajuste que necesite.

Dentro de esta categoría, el alma de doble sentido se puede componer de una varilla más un pasamanos o de dos varillas dispuestas verticalmente. Ambos tipos funcionan igual pero tiene grandes diferencias en cuanto a rigidez se refiere; el alma con dos varillas tiende a ser más flácida y difícil de ajustar que la que usa una varilla y pasamanos.

¿Pero cómo funciona este tipo de alma? Sencillo, como hemos dicho antes el alma tiene una varilla con un tope en un extremo y rosca en el otro. Pues bien, en las almas de doble sentido, la parte roscada de la varilla atraviesa un casquillo roscado y justo unos milímetros después encontramos la cabeza del alma también soldada a la varilla. El final de la varilla también encontramos una parte roscada dentro de un casquillo. y por tanto cuando apretamos el alma la cabeza soldada gira dentro de la rosca del casquillo, comprimiendo la varilla y por tanto enderezando el mástil.

Cuando queremos aflojar el alma, como la cabeza esta soldada a la varilla, esta tira de la varilla que esta soldada en el otro extremo y por tanto todo el conjunto se doble comprimiendo el pasamanos. Esto hace que nuestro mástil se curve en el sentido de las cuerdas.

almas de bajo

Ambas almas se fabrican de forma casi idéntica, pero el hecho de soldar la cabeza en la parte roscada de la varilla y hacerla pasar por un casquillo roscado, convierte un alma simple (one way) en una de doble sentido (two way).

Una vez entendida la parte técnica pasamos a daros algunos consejos de como ajustar vuestro instrumento para tenerlo en óptimas condiciones ya que la temperatura pero sobretodo la humedad, puede desequilibrar nuestro mástil y hacer que no acabemos de estar cómodos al tocar.

El primer paso es con el instrumento afinado, ver si nuestro mástil está demasiado recto o demasiado curvado. ¿Cómo lo hacemos? Con el bajo colgado en la posición de tocar, con la mano izquierda presionamos la cuerda más central que tenga el instrumento (La en caso de 4 cuerdas, La en caso de 5 cuerdas, La o Re en caso de 6 cuerdas) sobre el primer traste. Con la mano derecha presionamos la cuerda sobre el último traste. Con esto conseguimos que la cuerda describa una línea recta sobre el diapasón. En este punto, sobre el traste 12 debemos ver una pequeña distancia entre la cabeza del traste y esa cuerda. Esa distancia debe ser y cada bajo es un mundo, de entre 0,5 y 1,2mm. Si tenemos más distancia esto indica que el mástil está demasiado curvado (la tensión de las cuerdas esta “tirando del mástil”) y por tanto debemos enderezarlo apretando el alma. Si por el contrario tenemos menos distancia en el traste 12, esto indica que nuestro mástil está demasiado recto (el alma esta “tirando más que las cuerdas”) y por tanto debemos aflojar el alma girando en el sentido contrario a las agujas del reloj.

Ahora bien, un dato importante a tener en cuenta es que con cada ajuste del alma hay que volver a comprobar la afinación y siempre siempre girar la cabeza de 1/8 en 1/8 de vuelta, sin forzar nunca el alma.

almas de bajo, torsiones

Más vale ir pasito a pasito y comprobar cuantas veces sea necesario como se ha movido el mástil con cada ajuste a tener una cabeza de alma pasada de rosca o peor aún, rota.

Una vez comprobado que el alma está bien ajustada pasaremos a comprobar la altura de las cuerdas en el puente ya que con toda probabilidad se hayan acercado a alejado del diapasón según como hayamos ajustado el mástil.

Una vez comprobada la altura y ajustada a nuestra técnica y digitación, solo nos quedaría comprobar el quintaje, pero eso ya será en otro capítulo.

Ajustar el alma es siempre el mayor miedo de todo músico, pero con estos sencillos consejos, entendiendo como funciona un alma, podremos llegar a ajustar nosotros mismos nuestros instrumentos y poco a poco perderemos ese miedo.

Xavier Lorita

0 comentarios en Ajustar el alma del bajo
Deja tu comentario