Revista de Bajos

Tipos de acabados en el bajo (finish)

lacando un bajo

Cuántas veces hemos oído eso de que “una guitarra con laca nitro suena mejor” que otra con acabado diferente. Gracias a este famoso mito vamos a hablar hoy de los diversos acabados que podemos dar a nuestro instrumento y como esto afectara al sonido.

En lo referente al acabado de un instrumento encontramos diversos tipos según el material utilizado. Así, podríamos diferenciar entre barniz de poliuretano, barniz nitro celulósico, barniz acrílico y aceite. Una vez hecho este esquema general sobre los materiales vamos a analizar las características de cada uno de ellos.

El barniz de poliuretano está compuesto por 3 componentes y está dentro de los llamados acabados reactivos ya que necesita de un catalizador para cambiar su estado químico. Sus componentes son el propio barniz, un catalizador y un disolvente especifico. Cada uno de ellos debe ser mezclado en una proporción adecuada y siempre siguiendo las indicaciones del fabricante, sino corremos el riesgo de obtener un mal resultado. Normalmente esta proporción es de 2 partes de barniz + 1 parte de catalizador + 1 parte de disolvente, aunque esto dependerá del fabricante.

Este barniz debe aplicarse en dos fases. La primera corresponde al fondo o tapa-poros. Su función es la de cubrir y tapar la superficie porosa de la madera hasta obtener el grosor de barniz deseado. Esto se puede hacer aplicando diversas manos de fondo hasta por ejemplo cerrar por completo el poro (es lo que se hace con los instrumentos que llevan un acabado high-gloss o que llevan un color solido).

Después de aplicar el fondo y dejarlo curar (endurecer) como mínimo unos 12 días, es hora de matizar con una lija fina de entre 360-400 para aplicar a continuación el “acabado” en sí. Se trata de barniz de poliuretano de acabado, que puede ser satinado, brillante o mate según el look que queramos para nuestro instrumento.

Cabe destacar que el acabado de poliuretano es el más duradero y resistente a la fricción que podemos usar en nuestro instrumento y por tanto se convierte en la opción número uno si queremos proteger durante muchos años nuestro instrumento.

Pintando un bajo eléctrico

En un segundo apartado encontramos la laca nitro. Este tipo de “barniz” no debe confundirse con el poliuretano ya que tienen naturalezas y componentes diferentes. La laca nitro es un acabado llamado evaporativo ya que endurecen por evaporación de su disolvente y esto hace que cada capa se suelde a la anterior. Su naturaleza también es diferente ya que algunas marcas incorporan a la laca resinas de vinilo para facilitar su aplicación, el lijado y mejorar su dureza. La forma de aplicar la laca nitro es más delicada ya que debe curar entre capas más tiempo antes de aplicar el acabado final, que también está compuesto de laca nitro y que puede ser natural o con color. En el tercer apartado encontramos barnices llamados acrílicos o con base acrílica. Son barnices que se disuelven al agua, aunque no todos, y que resultan muy fáciles de aplicar a pistola.

Las ventajas medioambientales con el resto de barnices y lacas en evidente, pero el inconveniente es que los colores aplicados con tinte o las maderas con mucho dibujo natural no lucen tan bien ya que en la superficie del acabado siempre queda una capa blanquecina, no apreciable al ojo humano, que emborrona el acabado. Estos tipos de barnices son más aptos para muebles y no para instrumentos musicales ya que con ellos podemos echar a perder por ejemplo un buen arce flameado o acolchado al que no se define bien la figura por culpa de esa capa blanquecina.

En un cuarto apartado encontramos los acabados al aceite. Este acabado es el más fácil de aplicar ya que solo consiste en limpiar bien el instrumento y aplicar con un paño la cantidad de aceite deseada sobre todo el instrumento. Luego se quita el exceso de material y se deja secar. Se puede aplicar la cantidad de capas de aceite deseadas y al final del proceso se puede rematar el tono del acabado con cera incolora para dar más lustrosidad al acabado.

Hay en el mercado muchos tipos de aceites como por ejemplo el de limón, de nuez, de linaza, de teka y muchos otros. Pero el mejor que hemos probado es el de tung. Este aceite proviene de un arbusto chino y hoy en día es fácil de encontrar. Simplemente se disuelve con esencia de trementina o también llamado aguarrás puro, en una proporción del 10% y ya tendremos listo nuestro aceite para aplicar tanto al instrumento en general como a nuestro diapasón. Este tipo de acabado sin duda es el más fácil de aplicar pero también es el que está más expuesto al desgaste de la madera en sí.

Es un acabado muy delicado y que requiere un constante mantenimiento ya que la madera solo tiene una pequeña capa de aceite que la proteja de arañazos y rozaduras. Es recomendable una vez al año desmontar todo el instrumento, lijarlo bien y renovar el aceite de todo el instrumento.

Acabado del bajo

Una vez repasados los diversos tipos de acabados que podemos dar a nuestro instrumento es hora de hablar sobre el mito de “cómo afecta el acabado al sonido del instrumento”. Pues bien, como todos los mitos, encontraremos parte de verdad y parte de fantasía, sino no sería un mito. Con esto me refiero a que, indiscutiblemente, cualquier tipo de acabado que apliquemos a nuestro instrumento va a afectar a su sonido original pero lo que no sabemos es en qué medida lo hará o si ese cambio se debe solo al barniz o también entran en juego otros factores a tener en cuenta.

Evidentemente no será lo mismo un acabado al aceite, el cual deja el poro abierto en la madera para que respire de forma natural, que un acabado high-gloss, el cual tapa por completo ese poro. He puesto estos dos ejemplos porque son los dos extremos que podemos encontrar y porque así se entenderá mejor lo que vamos a explicar a continuación: si dejamos el poro de la madera abierto, al tratarse de un material “vivo”, esta respirará mejor e ira evaporando la humedad que pueda contener en su interior hasta alcanzar una humedad estable y permanente. Esto se traduce en que con los años ese instrumento sonara incluso mejor que cuando fue fabricado y ayudará también a la estabilidad del mismo.

Hay que recordar que las vibraciones que recibe nuestro instrumento no son buenas amigas de la humedad y por tanto contra más “seco” este nuestro instrumento más estable y mejor sonará. Si la humedad no se disipa con los años siempre tendremos un instrumento con una mala transmisión del sonido, pobre y no homogénea.

En cambio si cubrimos nuestro instrumento con un acabado que tape al 100% su poro, por ejemplo un acabado high-gloss transparente o con color, lo que hacemos es “plastificar” la madera y cerrando cualquier salida de la posible humedad que haya en su interior. Esto provoca que esa humedad, si es que la hay, no pueda ser liberada, pero también provoca un aumento de las frecuencias agudas del instrumento y la supresión de muchas otras, modificando de forma significativa el sonido real del instrumento. También notaremos un leve aumento del volumen general del instrumento ya que las vibraciones de repente no tiene donde ir debido a esa capa de acabado y se multiplican en el interior del instrumento. A grandes rasgos se podría decir que el mejor acabado para un instrumento es el que respeta mejor la naturaleza de los materiales con que está hecho, pero entonces no tendríamos espacio para el mito de “las guitarras con laca nitro suenan mejor que las de poliuretano”.

Da igual que acabado usemos para nuestro instrumento, ninguno es mejor que otro, todos son diferentes y cada uno tiene sus cualidades e inconvenientes. Pero lo importante sobre ellos es que modifican el sonido según su densidad y dureza. Así que la próxima vez que oigáis ese mito de que las guitarras vintage suenan mejor porque están acabadas con laca nitro, pensad que parte de ese gran sonido se debe seguramente, a la calidad y longevidad de sus maderas, y por supuesto a las manos del interprete. Deseemos pues larga vida a mitos como estos ya que sin ellos el mundo del luthier no sería tan divertido y fascinante como lo es hoy en día.

Xavier Lorita

0 comentarios en Tipos de acabados en el bajo (finish)
Deja tu comentario