Revista de Bajos

Tipos de pickups de bajo y como afectan a nuestro sonido

bobinando pastilla

¿Cuántas veces nos hemos preguntado que bajo o amplificador toca tal o cual artista? Cuántas veces hemos adquirido el mismo instrumento que nuestro artista fetiche en busca de ese sonido pero muchas veces no hemos logrado el objetivo. Seguro que han sido muchas horas y mucho dinero invertido en material. Creo que esta es una etapa que todo músico debe pasar para madurar y al final encontrar su sonido particular; yo mismo la he pasado por ejemplo hasta el punto de ver que una de las mejores soluciones es invertir en conocimiento antes que en material, porque si entendemos un poco sobre “lo que estamos buscando” será más fácil encontrarlo o incluso llegar a objetivos antes desconocidos.

Es por eso que hoy hablaremos un poco del “misterio” que se esconde detrás del sonido de nuestro instrumento. Sera una serie de artículos donde hablaremos sobre cómo se consigue un buen sonido a través de diversos elementos. Hoy en concreto hablaremos de uno de esos elementos, los diferentes tipos de pastillas y de cómo su uso y disposición afectan a nuestro sonido.

En el mercado podemos encontrar hoy en día infinidad de pastillas para nuestro instrumento. El tiempo en que solo había tres o cuatro marcas destacadas ha pasado a la historia y hoy en día comprar un set de pastillas para nuestro instrumento es algo parecido a cuando vamos a la pastelería y no sabemos por dónde empezar. Tenemos pastillas de todos los colores formas y formatos, que cubrirán sobradamente todas nuestras necesidades. Pero para no marear a la audiencia con detalles técnicos interminables haremos una primera división sencilla entre pastillas magnéticas y pastillas piezo.

Pastillas de bajo

Las pastillas tipo piezo se componen por un fino cristal de cuarzo de más o menos de 1mm de espesor. Este cristal va protegido normalmente por una capa metálica debido a lo delicado que resulta su manipulación. Es por ejemplo el tipo de pastilla que podemos encontrar en las guitarras acústicas amplificadas o por ejemplo en los exitosos bajos semi-acusticos Godin con sus piezo RMC o las guitarras Parker, por elegir solo dos ejemplos de los muchos instrumentos que usan este tipo de pastilla para amplificar el sonido. ¿Pero cómo funciona realmente? Sencillo. El cuarzo es un mineral que tiene la particularidad de que cuando se ve sometido a presión adquiere carga eléctrica. Es el fenómeno llamado piezo-electricidad. Por tanto, cuando sometemos el cristal de cuarzo a la presión de las cuerdas, este transforma la vibración en sonido usando esa carga eléctrica como conductor del sonido.

Ahora bien, dependiendo del tipo de material que protege al cuarzo tendremos un matiz de sonido piezo u otro. Por ejemplo, los piezo EMG o RMC, por citar dos, están recubiertos de metal por lo que su sonido tiende a ser más agudo y brillante. En cambio marcas como Graph Tech protegen el cuarzo con grafito, resultando un sonido más suave y cálido. Ambos nos aportaran ese sonido orgánico, percusivo y con mucha dinámica, que ayudara a enriquecer el matiz general de nuestro sonido.

Con este tipo de pastillas podemos amplificar el sonido de cualquier instrumento de caja, tipo guitarra o bajo acústico, contrabajo, violín, chelo, etc…

Ahora pasamos al otro tipo de pastillas, las de tipo magnético. Su nombre viene del hecho que utilizan componentes magnéticos (imanes) para transformar la vibración en sonido. Esta ya es una primera diferencia con los piezo, en como transforman la vibración en sonido, y es esencial ya que dependiendo de qué

Ahora pasamos al otro tipo de pastillas, las de tipo magnético. Su nombre viene del hecho que utilizan componentes magnéticos (imanes) para transformar la vibración en sonido. Esta ya es una primera diferencia con los piezo, en como transforman la vibración en sonido, y es esencial ya que dependiendo de qué tipo de imán utilicemos, entre muchas otras cosas, obtendremos unos resultado u otros.

Para simplificar las cosas diremos que hay dos tipos de pastillas magnéticas: las activas y las pasivas. Las activas, por ejemplo EMG o algunos modelos de Seymour Duncan por ejemplo, utilizan un pequeño preamp instalado en la propia pastilla para configurar el sonido de la misma. Todo el conjunto después se encapsula dentro de la cubierta y se sella con resina epoxy para evitar interferencias y también para proteger el circuito. Es por esta razón que las pastillas activas necesitan ser alimentadas por una pila de 9v para su funcionamiento. Sin voltaje el preamp interno no funcionaria.

Esquema pastillas de bajo

Y ahora pasamos a la familia más extensa de todas, las pastillas magnéticas pasivas. Este tipo de pastilla funciona de la siguiente manera: tenemos un núcleo, que puede ser un imán o un componente metálico o blade, sobre el que se bobina un hilo de cobre de un grosor determinado. Esta “bobina” tiene un inicio y un final que van conectados a masa y al volumen de nuestro instrumento. Cuando bobinamos este cable dentro del campo magnético que generan los imanes se produce un fenómeno eléctrico llamado inducción, dando lugar a una carga eléctrica que es la que produce la señal de nuestro sonido. Para simplificar, cuando pulsamos las cuerdas, estas interfieren en el campo magnético dando lugar una pequeña señal eléctrica que deberá ser aumentada para que la escuchemos, por tanto necesitaremos de un amplificador para ello.

Una vez visto cómo funciona una pastilla en si ahora solo tenemos que elegir que formato queremos. Dentro de la familia de las pastillas magnéticas pasivas encontramos diversos tipos, pero la mayoría responden a tipos de imán o cable o disposición de la/s bobina/s. Para hacerlo sencillo podemos dividirlas según su formato: single coils, humbuckers, Split coils y dual coils.

Single coil responde a una sola bobina alrededor de una fila de imanes o también un blade. Están son las típicas pastillas de un Jazz bass por ejemplo y nos darán un sonido claro y fino, con agudos y poco cuerpo en general.

Humbucker responde a dos bobinas independientes pero que comparten el mismo imán, solo que dispuesto de manera que una bobina está orientada magnéticamente a norte y la otra a sur. Con esto se consigue tener más K de salida y por tanto un sonido más cálido y grueso, en el que perdemos brillo y agudos. Split-coil responde al formato de la típica pastilla precisión: una bobina independiente para cada dos cuerdas. Una de ellas orientada a sur y la otra a norte. La disposición puede ser en dos segmentos separados y en diagonal, como en el Precision de Fender. O también puede ser en línea, teniendo la apariencia externa de una single coil.

Dual coil no es más que dos singles, una justo al lado de otra. No confundir este formato con una pastilla humbucker, ya que en la dual coil cada pastilla mantiene su independencia en cuanto a imanes y construcción. Este sería el caso por ejemplo de la clásica pastilla Musicman.

pastillas bajo

Una vez hemos entendido los diversos tipos de pastillas entraríamos en el mundo de los imanes. Un mundo aparte y que confiere a cada pastilla un tono particular. Aquí encontraríamos por ejemplo imanes de Alnico III, IV, V, imanes de ferrita, cerámicos o los modernos de neodimio o cobalto samario.

Todos ellos tienen características magnéticas muy diferentes y particulares que afectaran al tono de nuestra pastilla y por tanto al sonido final. Alnico y ferrita son los imanes más comunes y tradicionales, utilizados desde la “invención” del bajo eléctrico moderno allá en los ’50.

Ya en la década de los 70 aparecieron fabricantes como por ejemplo Bartolini que apostaron por la ferrita y los imanes cerámicos, dando un paso más para ampliar esa paleta de sonidos que ya teníamos. Ya entrando en los 90’ encontramos a gente como Q-Tuner o Dingwall que apostaron por el neodimio en sus pastillas, dando una vuelta más de tuerca a toda esa variedad de sonidos que podemos encontrar en el mercado.

Tenemos que entender que cualquier cosa, por pequeña que sea, que cambiemos en nuestra pastilla, ya sea imán, tipo de cable, grosor del mismo o su recubrimiento, posición de las pastillas, afectara al resultado final de nuestra pastilla y por tanto a su sonido, ataque, sustain, dinámica, etc…

Pero tengo malas noticias para todos vosotros. En la búsqueda de ese sonido no solo debemos tener en cuenta que tipo y posición de pastillas usamos. Estas son solo la punta del iceberg, una pequeña parte de todo lo que afecta a nuestro sonido. Amplificador, cable, instrumento e intérprete también son elementos que debemos tener en cuenta y que iremos desgranando en los siguientes capítulos.

Quizás como me dijo un antiguo profesor, es más fácil dejar de buscar un determinado sonido para crear el nuestro propio, que nos identifique como artistas y nos diferencie del resto más que copiar a otro ya existente.

Xavier Lorita

0 comentarios en Tipos de pickups de bajo y como afectan a nuestro sonido
Deja tu comentario