Revista de Bajos

Genzler Magellan 800 + Bass Array 210-3 Cabinet

Genzler Magellan 800

Pese a ser Genzler una marca relativamente nueva en el mercado, lo cierto es que la historia de su fundador, el bajista Jeff Genzler, acumula muchos años de experiencia en el sector, ya que fue él junto con su mujer Catherine quien fundó la exitosa compañía de amplificación Genz-Benz que seguramente conoces.

Aquella empresa inició su camino en Phoenix, Arizona, de modo independiente para más adelante ser adquirida por Fender cuando la marca californiana se dedicó a ampliar su cartera de productos en un momento de notable expansión. Años más tarde y debido a varios motivos, Fender hizo el movimiento inverso y decidió por un lado deshacerse de algunas de aquellas marcas y por otro mantuvo la propiedad de alguna de ellas pero cesando por completo su producción. Ese fue el caso de marcas como SWR, Tacoma y también Genz Benz.

Una vez acabada aquella etapa, y con energías renovadas, Jeff Genzler vuelve a la carga con una serie de amplificadores y pantallas de gama alta que siguen la misma línea pero incorporan una serie de mejoras que hace que estos productos se sitúen directamente a la cabeza de los amplificadores para bajo de alto rendimiento y bajo peso.

El material que hoy analizamos es una combinación absolutamente ideal como son el cabezal Magellan 800 y la pantalla Bass-Array 210-3.

Genzler Magellan 800 trasera

Cabezal Magellan 800

El nombre hace referencia a Fernando de Magallanes, el explorador portugués que inició la expedición que permitiría realizar la primera circunnavegación de la Tierra en 1519, descubriendo el paso que se conoce como Estrecho de Magallanes. Datos históricos aparte, este cabezal debe su nombre a que intenta ir más allá y abrir nuevos caminos dentro de la amplificación de Clase D, convirtiéndose así en la próxima generación de cabezales de bajo ultra ligeros y muy potentes e incorporando algunas de las prestaciones de diseños anteriores y donde cada detalle está realmente bien pensado.

Cuenta con una más que generosa sección de potencia que ofrece hasta 800W, una sección de previo exquisita donde no se ha dejado de lado ningún control necesario, así como un panel trasero tremendamente completo. Todo ello en un chasis de aluminio pulido con salidas laterales para ventilación, cuatro robustas patas de goma y un peso de… atención, sólo 2.8kg.

Panel delantero

Empezamos por el previo: de izquierda a derecha tenemos la entrada para el instrumento la cual admite una impedancia de hasta 1 Meg Ohm y que va directamente a un circuito FET, un filtro pasa altos y un filtro RFI (Radio Frequency Interference), todo ello con el objetivo de conseguir una señal absolutamente libre de ruidos. Frente a otras secciones de un amplificador como pueden ser la ecualización, filtros y demás, la parte correspondiente a la entrada del instrumento puede parecer menos importante, pero es precisamente al revés. Sólo si se trata la señal que viene de nuestro instrumento de la forma correcta podremos después conseguir un resultado óptimo, y en este sentido Jeff Genzler sabe lo que hace.

Justo al lado de la entrada tenemos dos interruptores: Mute (muy práctico para cortar la señal del bajo y afinar en silencio o cambiar de instrumento) y un Pad o atenuador que se encarga de reducir en 8.5 dB’s la entrada, ideal para bajos activos y/o con mucho nivel de salida. Un práctico Led se encarga de advertirnos cuando la ganancia está demasiado alta, de modo que cuando empieza a parpadear sabemos que tenemos que reducir la ganancia de entrada y/o los volúmenes de los canales del propio previo (no el Master de salida).

Este cabezal se caracteriza por incorporar dos canales: uno totalmente limpio y neutro (Clean) y otro que nos permite jugar con cierto nivel de saturación (Drive), pudiendo cambiar entre ellos a voluntad mediante un interruptor o un pedal (no incluido). Si bien el canal limpio es absolutamente inmaculado gracias a su circuitería FET, el canal saturado emula de forma efectiva el comportamiento de un amplificador a válvulas, ya que al ir subiendo el control Gain de ese canal notaremos que nuestro bajo va adquiriendo cierto grano primero que se va convirtiendo en saturación a medida que giras el potenciómetro, usando luego el control Volume para fijar el volumen final del canal. Cabe destacar que al ir subiendo la ganancia no sólo incrementamos la saturación, sino que también se va aplicando progresivamente un filtro que recorta la señal en las frecuencias más extremas del espectro sonoro y que por tanto se centra en frecuencias medias y sobre estas va generando armónicos. El resultado es una saturación suave y cálida que nunca se muestra extrema ni agresiva y ciertamente recuerda en su comportamiento a un buen amplificador a válvulas.  Esto es especialmente reseñable ya que son muy pocos los cabezales de Clase D que incorporan un canal saturado y aún menos los que pueden presumir de entregar una saturación musical y realmente práctica como lo hace el Magellan 800.

Genzler Magellan 800 controles

La siguiente sección del previo es realmente potente que ya que se trata de un filtro denominado Contour que nos permite aplicar de modo progresivo no una sino dos curvas de Ecualización totalmente distintas. Con el control al mínimo partimos de una posición Flat, es decir, sin coloración. La curva denominada A y que aparece indicada por un Led de color azul se encarga de realzar frecuencias graves y agudas a la vez al tiempo que va recortando frecuencias medias. Es el mismo tipo de filtro que nos encontraríamos en un SWR con el nombre Aural Enhancer o en un Eden con la denominación Enhance, sólo que en este Genzler Magellan 800 se comporta de un modo menos extremo y mucho más musical. Esta curva A es ideal para crear sonidos tipo “scooped”, es decir, con los medios recortados. Si usas un bajo vintage pasivo y lo sitúas a ¾ de su recorrido obtendrás un sonido similar al que conseguirías con un previo activo instalado en tu bajo (hemos hecho la prueba con un Jazz Bass de 1978 y ciertamente se consigue ese sonido Marcus sin problema). Con un bajo activo tipo Warwick podemos llegar a extremos de sonido muy apropiados para metal y rock actual. Por su parte, la curva B, indicada por un Led de color ámbar, exhibe un comportamiento totalmente distinto ya que hace casi lo opuesto, reduciendo el extremo agudo y en cierto modo el más grave al tiempo que potencia los medios graves y medios agudos. El resultado en este caso es un sonido que nos recuerda mucho a amplis clásicos con recintos de 15” y sin tweeter. En función de cuál sea tu estilo musical, tu bajo y tus preferencias, encontrarás que una de estas dos curvas seguramente te resulta muy útil, pero recuerda que sólo tienes que situar el potenciómetro al mínimo para volver a una respuesta totalmente plana.

Remata la sección de previo una EQ de 3 bandas con medios semiparamétricos. Las frecuencias elegidas nos parecen todo un acierto, ya que los graves actúan sobre 75Hz y los agudos sobre 6kHz, pudiendo seleccionar los medios entre 150Hz y 3kHz. El rango en todos los casos es de +-15 dB’s, más que suficiente para solucionar problemas de acústica de la sala o bien para hacer una EQ creativa que nos permita obtener el sonido que tenemos en mente.

Panel trasero

El panel trasero, como comentábamos anteriormente, es realmente completo. Nos encanta cuando las marcas permiten que sus amplificadores funcionen en cualquier punto del planeta sin necesidad si quiera de seleccionar un determinado voltaje. En este caso el Magellan 800 funcionará con voltaje entre 100 y 240 Volts y 50/60Hz, de modo que para tu próxima gira internacional no tendrás que preocuparte de nada.

La salida balanceada en XLR se encarga de entregar al técnico la mejor señal posible y nos permite seleccionar Pre o Post EQ (para mandar nuestra EQ a mesa o no, según se prefiera), levantar la tierra para evitar ruidos molestos e incluso seleccionar que el nivel de salida sea de Línea o Micro.

A continuación tenemos una salida para afinador (siempre activa) y una entrada Auxiliar (que acepta señales Stereo y Mono) así como un Loop de efectos donde el envío se puede usar también a modo de salida auxiliar. Una entrada para pedal interruptor externo nos permite cambiar de canal cómodamente, pudiendo usar para ello prácticamente cualquier pedal interruptor del mercado. También tenemos una práctica salida para auriculares. Por cierto, al ser un amplificador de Clase D, podemos perfectamente desconectar la pantalla y tocar con auriculares sin el más mínimo problema ya que no es necesaria una carga (altavoz) para que el amplificador trabaje.

Hablando de impedancia, este amplificador entrega 400W sobre 8 Ohms y 800W sobre 4 Ohms (ya sea una pantalla de 4 Ohms o bien dos de 8 Ohms). Pero hay más: Jeff Genzler ha pensado en esa situación en la que tienes dos pantallas y una es de 8 Ohms pero la otra es de 4 Ohms. En ese caso otros amplificadores no podrían funcionar de modo seguro, pero para el Magellan 800 esto no es ningún problema ya que nos encontramos con un interruptor para bajar la impedancia a 2.67 Ohms, en cuyo caso sigue entregando 800W pero sin problemas de ningún tipo. De nuevo comprobamos que lo que dice Jeff Genzler es cierto: el diseña amplificadores sin recortes y partiendo de la base de que todo se puede mejorar.

GENZLER_BassArray210-3

Pantalla Bass-Array 210-3

Si en el cabezal encontrábamos algunas prestaciones realmente innovadoras, la serie de pantallas Bass Array no se queda atrás lo cual tiene doble mérito ya que en el terreno de los altavoces no es fácil encontrar hoy en día novedades o mejoras realmente reseñables más allá de aspectos estéticos.

El modelo Bass Array 210-3 tiene el mismo tamaño que la mayoría de pantallas de 2x10” del mercado pero su respuesta en graves y cobertura de medios agudos la sitúan al mismo nivel (e incluso por encima) que muchas de 4x10”.  Este innovador diseño combina dos altavoces de 10” de Neodimio de gama alta de la firma Faital, caracterizados no sólo por su bajo peso, sino por su respuesta inmediata una notable pegada y una efectividad increíble. Los altavoces se alojan en una caja con réflex delantero con un peso de tan solo 17kg y que soporta nada menos que 500W. La impedancia es de 8 Ohms.

Quizás lo más sorprendente es el uso de 4 altavoces de neodimio Faital de 3” en disposición de Array, es decir, ocupando toda la parte central delantera. Lo primero que piensas cuando ves algo así es que la respuesta de agudos va a ser exagerada, pero en cuanto la escuchas descubres que es todo lo contrario, ya que el nivel y la calidad de agudos que ofrece esta caja está entre las mejores que hemos probado nunca. Se trata de un agudo suave, equilibrado y natural. La disposición en array hace que la dispersión de frecuencias medias-agudas, que es donde encontramos en buena medida la definición de las notas que tocamos, sea mucho más eficaz que en pantallas de diseño más tradicional con un tweeter estándar o un motor de agudos al uso. Esto lo hemos comprobado en directo y nos alegra confirmar que es así. Mientras que en otras cajas la posición del bajista respecto al ampli resulta crucial para escucharse bien, en el caso de la Genzler Bass Array 210-3 pudimos comprobar como el sonido era mucho más homogéneo en diferentes partes del escenario e incluso de la sala.

Conclusiones

La combinación del cabezal Genzler Magellan 800 y la pantalla Bass Array 210-3 bien podría ser uno de los mejores equipos ligeros y súper manejables que hemos probado últimamente. El cabezal nos permite obtener prácticamente cualquier sonido que necesitemos: plano y limpio, saturado, con recorte de medios o en onda Vintage. La pantalla es ligera, suena profunda y llena, entrega un agudo suave precioso y además cubre mucho mejor que otras pantallas cualquier local o escenario. Toda esta calidad e innovación tiene un coste ligeramente más alto que otras opciones del mercado, pero si tienes en cuenta que un equipo así te va a dar años de servicio, entonces seguramente llegarás a la misma conclusión que nosotros, es decir, que la inversión merece totalmente la pena. Si tienes ocasión de probar este equipo te aseguramos que no vas a tardar en hacerte con él.

Joaquín García

0 comentarios en Genzler Magellan 800 + Bass Array 210-3 Cabinet
Deja tu comentario