Revista de Bajos

Fender Dimension Bass 5

Cuando Leo Fender inventó el bajo eléctrico allá por 1951 marcó el punto de partida a partir del cual evolucionaría nuestro instrumento favorito. Con la aparición de este delicioso modelo me da la impresión de que Fender abre una nueva vía en su catálogo. Aunque no todos son Jazz Bass ni Precision en él, estos dos clásicos tienen un peso importante, sin embargo este Dimension desde luego es algo nuevo. Y me gusta.

Cuando me entregaron el bajo, el estuche recordaba al resto del catálogo de Fender. Una vez abierto me dí cuenta de que era un modelo nuevo. Pero no era un modelo nuevo por ser una variante de un modelo ya existente con diferentes pastillas, o mástil, o cualquier otra característica… es un bajo que no podemos comparar con otro Fender.

Una vez sacado de la funda te das cuenta de que tiene el cuerpo más pequeño de lo habitual en la firma, lo que lo hace ligero. Y muy bonito. En este caso se trataba del acabado Violin Burst, realmente atractivo. Para mí tiene un diseño muy acertado ya que, recordando ligeramente a Fender, da a entender claramente que es algo diferente. Y, por cierto, muy cómodo de tocar tanto sentado como de pie.

Construcción

El modelo que probé en concreto es un Fender American Deluxe Dimension Bass V. Teniendo en cuenta esto, en este caso los acabados, pulido de trastes, encaje de piezas etc. son de primer nivel.

El bajo es de construcción atornillado (bolt-on), con una humbucker, previo de tres bandas, cuerpo de fresno, mástil de arce con diapasón de palorrosa y refuerzos de grafito y un golpeador pequeño que no incluye la pastilla. El puente observamos que se trata de un modelo de alta masa. Dicho todo esto parece claro que es una configuración que Leo Fender ya fabricó en sus últimas empresas, un clásico. Pero los paralelismos acaban ahí.

El Fender American Deluxe Dimension es un bajo que lo primero que transmite es comodidad. Siendo un bajo, como dije antes, de corte clásico, parece destinado a facilitar con el bajo colgado largas sesiones.

1

Para ello cuenta con un cuerpo ergonómico, de bajo peso y un mástil de perfil en “C” asimétrico y contorno variable que realmente da gusto manejar. Y acabado al aceite, lo que lo hace realmente suave. Probé el de 5 cuerdas y era comodísimo, no quiero pensar cómo sería el de 4 cuerdas.

Es de destacar que el acceso al alma es mediante una ruedecilla en el talón del mástil, lo que hace muy cómodo acceder a ella en caso de necesidad.

Electrónica

La electrónica consiste, en este modelo, en una pastilla humbuker de fabricación nueva, de la que puedo decir que se distingue visualmente por que los polos no son redondos, sino rectangulares. Existen modelos con dos humbuckers.

Esta Dimension Humbucking se controla mediante un previo de 18V y tres bandas de ecualización: agudos, medios y graves, todos funcionando como realce y recorte.

2

La prueba

Para probarlo disponíamos de un amplificador AMPEG SVT-7 Pro con una pantalla EBS Neo 2*12, una combinación todo-terreno para lograr sonidos clásicos, tanto fingerpicking como slap.

En cuanto te lo cuelgas y lo enchufas no dejas de pensar en lo ligero y cómodo que es. Lo primero que se me vino a la cabeza fue: “es un bajo para profesionales”. Y realmente esa impresión aumenta en cuanto enciendes el amplificador.

Hay que decir que los potenciómetros de agudos, medios y graves tienen un punto de detención en el “0” (ni realza ni recorta). Pues bien, con los 3 potes al “0” el bajo suena divino. Digamos que tiene un sonido moderno (algo hi-fi), pero conserva ciertos medios-bajos más propios de los modelos clásicos de Fender. Me pareció un sonido muy elegante, definido y algo más ronco si le “aprietas”.

Y ahora lo que más me gustó de este bajo: el comportamiento del previo. A diferencia de otros previos, que en principio pueden encandilar por la “potencia” y luego son difíciles de manejar por producir agudos chirriantes o bolas de graves ininteligibles, este previo se puede manejar en todos los registros satisfactoriamente, siempre produciendo sonidos limpios. Y eso lo hace un bajo que puede servir para muchos estilos. ¿Queremos slapear? Recortamos medios y realzamos agudos y graves. ¿Queremos hacer reggae? Recortamos agudos y realzamos graves. ¿Queremos rockear? Subimos medios. Se trata de un previo realmente utilizable.

Obviamente los modelos de 2 humbuckers tendrán más posibilidades, pero con este bajo se me hace difícil pensar en un sonido que no se pueda conseguir.

Y entonces me vuelve a la memoria, “es un bajo para profesionales”.

3

Conclusiones

Fender ha fabricado un modelo totalmente nuevo, cuidando aspectos que antes no parecían ser sus objetivos: ligereza, comodidad, versatilidad, sonido moderno…

A pesar de su aparente semejanza con un Stingray o con un G&L 2500 al Dimension lo veo más equilibrado, más elegante.

Al tratarse de un American Deluxe no se trata de un bajo barato y en consecuencia hay que exigirle. Pienso que cumple sobradamente en acabados, comodidad y sonidos, pero a la quinta cuerda en este caso le faltaba algo de tensión. La verdad me hubiese gustado probarlo cambiándole el juego de cuerdas.

Fender ha conseguido un modelo bien acabado, cómodo y bonito, aunque para esto último habrá sus defensores y detractores, porque evidentemente no tiene el tirón estético de sus clásicos Jazz Bass o Precision. ¿Conseguirá Fender que de aquí 10 años la silueta del Dimension sea un clásico? El tiempo lo dirá…

Rafa Mercadal

0 comentarios en Fender Dimension Bass 5
Deja tu comentario