Revista de Bajos

Ampeg Classic Bass Preamp y Scrambler Bass Overdrive

No cabe duda de que Ampeg es una autoridad en lo que se refiere a amplificación del bajo eléctrico, habiendo sido la marca de referencia en las pasadas décadas y aún teniendo mucho que decir hoy en día. Con el desarrollo en los años 60 de la línea SVT (Super Valve Technology) crearon un sonido que viene irremediablemente ligado al de las músicas que se han hecho en todos estos años donde había un bajo eléctrico (o un contrabajo) ya fuera pop, rock, punk, jazz, etc.

La combinación de un stack Ampeg y un bajo clásico (Fender, Rickenbacker, Gibson o Musicman principalmente) ha creado un tipo de sonido que tenemos grabado en nuestra memoria musical e identificamos como “el sonido de bajo de toda la vida”.

Aparte de cumplir la función de amplificar el instrumento, lo cierto es que los diseños de Ampeg nuncase pretendieron amplificar sin más, sino ser parte del todo y aportar un carácter propio al conjunto del sonido. La propia naturaleza de la amplificación a válvulas hace que se potencien ciertos armónicos y se produzca una compresión natural que sin duda es muy agradable al oído. Por eso a día de hoy tiene sentido la expresión “sonido Ampeg”.

Con la llegada de tecnologías más actuales como los transformadores toroidales y más recientemente la amplificación de Clase D (digital) el bajista disfruta de un menor peso, pero muchas veces esto ocurre a costa de perder ese sonido clásico tan cálido y poderoso. La amplificación de Clase D por lo general es más lineal a la hora de reproducir el sonido de nuestro instrumento, pero en algunos contextos eso no se traduce en el sonido ideal y acabamos echando de menos cierto “grano” y ese colorido que aportaban los equipos clásicos. Con esas premisas los ingenieros de Ampeg han sacado al mercado este pedal Classic Analog Bass Preamp que se encarga de reproducir algunas de las características de un stack Ampeg en formato súper reducido.

 

Ampeg Classic Bass Preamp

Sobre el papel la idea es estupenda, pero ¿funciona? Con la ayuda de un bajo Fender 50’s Classic Precision, un Marleaux Consat SE (analizado en este mismo número) y un Rickenbacker 4003, hemos comparado por un lado el sonido de un cabezal Ampeg SVT-VR conectado a una caja EICH XS-112 y por otro lado el pedal Ampeg Analog Bass Preamp conectado al combo EICH BC112 que analizamos en este mismo número de Bajos y Bajistas. La diferencia de sonido entre el combo EICH y el equipo Ampeg SVT-VR es notable, tal y como esperábamos. El equipo EICH es tremendamente lineal a la hora de amplificar el bajo, reproduciendo con exactitud toda la amplitud de frecuencias del instrumento. Por comparación, el cabezal Ampeg entrega un sonido ligeramente más grueso en la zona de medios-graves al tiempo que exhibe una respuesta en agudos más discreta. Pero la diferencia fundamental está en los medios-agudos. Mientras el equipo EICH entrega la respuesta en medios completa, notamos enseguida cómo el equipo Ampeg recorta toda esa gama de medios-agudos, creando un sonido un tanto más hueco que se hace inmediatamente agradable al oído. Una vez hecha esa comparación pasamos a activar el pedal Ampeg en el equipo EICH y ver qué ocurre. Pues bien, con la EQ del pedal Ampeg plana no apreciamos gran diferencia, pero cuando pulsamos el interruptor Ultra Lo aparece inmediatamente el clásico sonido Ampeg que habíamos escuchado en el cabezal SVT-VR un minuto antes. Es decir, que realmente funciona. A partir de aquí hemos ido probando cómo se comporta la EQ del pedal y debemos decir que de nuevo se parece mucho a la del cabezal Ampeg SVT-VR. Objetivo cumplido por parte de los ingenieros de Ampeg.

Conclusión: podemos afirmar que este pedal nos permite conseguir un timbre Ampeg de la vieja escuela en nuestro ampli Clase D moderno, ligero y neutro de sonido. Añade a esto la ventaja de poder activar este previo a voluntad y podrás acceder a dos mundos totalmente diferentes en un segundo. La verdad es que por lo poco que cuesta este pedal pensamos que no debería faltar en el arsenal de todo bajista que desee obtener un sonido clásico con un equipo moderno

Srambler bass

Scrambler Bass Overdrive

El segundo pedal que analizamos es el Scrambler Bass Overdrive. Se trata de una unidad de saturación como su nombre indica y es la versión actual de un pedal clásico de esta marca ya que el Scrambler original salió al mercado en 1969 con la intención de conseguir un sonido totalmente diferente al de otras unidades similares, entregando una mezcla de Fuzz, Octava alta e incluso una ligera Modulación en Anillo que realmente hacía que tu bajo adquiriera un timbre extremo. Lo cierto es que no obtuvo demasiado éxito comercial y pronto desapareció. En 2005 salió al mercado una reedición basada en la misma circuitería pero con una construcción más sólida corriendo la misma suerte.

Por tanto el pedal que tenemos hoy a prueba en Bajos y Bajistas es la tercera versión. ¿Podríamos decir que “a la tercera va la vencida”? Sinceramente sí. Por un lado se trata de un pedal mucho más asequible y ligero que sus predecesores. Incorpora además más controles y un sonido que es sinceramente más práctico en la vida real. Los controles son sencillos y efectivos: Drive se encarga de administrar la dosis de saturación que queremos, Blend permite mezclar la señal procesada con la señal original de nuestro instrumento (de modo que podamos por ejemplo darle caña al Drive pero mantener el Blend en la primera parte de su recorrido para que la señal original del bajo se escuche en todo momento), Treble maneja el contenido de agudos de la saturación (algo importante para controlar la presencia de la misma) y por último Volume ajusta el volumen final para que al pisar el pedal no haya un aumento o una caída del volumen percibido respecto a la señal no procesada.

En la práctica tenemos una unidad de saturación con una calidad más que aceptable que puede ir desde un ligero grano hasta una potente distorsión ideal para acordes y líneas extremas, pudiendo en todo momento controlar la mezcla con la señal original del bajo. El carácter del pedal hereda algo de la agresividad de los Scrambler originales pero sin llegar a los extremos de aquellos. Si utilizas una pantalla con tweeter conseguirás un sonido más orgánico atenuando el mismo o bien desactivándolo del todo, pero en caso de que no quieras hacerlo (por ejemplo para pasar a un sonido de slap cuando desactives el pedal), encontrarás que el control Treble es realmente útil para mantener esos agudos agresivos a raya.

En resumen, un más que decente pedal de Overdrive que es ligero, asequible, está bien pensado y suena estupendamente.

Joaquín García

0 comentarios en Ampeg Classic Bass Preamp y Scrambler Bass Overdrive
Deja tu comentario