Revista de Bajos

EICH BC112 Combo

EICH BC112 Combo

Thomas Eich es un bajista, ingeniero y empresario alemán que acumula una larguísima experiencia en lo que se refiere a la amplificación de nuestro instrumento, habiendo hecho su primer diseño en el año 1986. Algunos de sus diseños fueron absolutamente pioneros en lo que se refiere a amplificación ultraligera tanto en cajas como en cabezales con marcas como Tech-Amp que más tarde pasó a ser TecAmp.

El 1 de Enero de 2016 nace EICH como marca pero lógicamente toda la experiencia acumulada en el diseño y construcción de amplificadores súper ligeros y eficaces se aprovechó para esta nueva andadura.

El combo que tenemos hoy a prueba en Bajos y Bajistas es uno de los productos más populares de esta joven marca y la verdad es que después de pasar un tiempo probándolo a fondo podemos entender el porqué de este éxito.

Construcción, controles

De entrada se trata de una unidad perfectamente manejable y muy ligera (14 kg). El asa superior facilita enormemente su transporte y una vez llegas a tu destino tienes la posibilidad de dejarlo sobre sus 4 patas de goma o bien inclinarlo utilizando una barra incluida que te permite mantener el combo en el suelo para una óptima respuesta en graves al tiempo que tu oído percibirá las frecuencias medias-agudas de un modo mucho más eficaz. Cabe mencionar que si bien muchos otros combos incorporan un sistema de inclinación similar, todos ellos apenas consiguen levantar unos pocos grados el combo, de modo que el objetivo de proyectar los medios-agudos hacia tus oídos (sobre todo cuando tienes el combo al lado en un escenario pequeño) no se consigue. Con el BC112 esto se ha resuelto aumentando el grado de inclinación hasta los 45 grados, de modo que puedes situarte al lado del combo mientras mantienes un equilibrio perfecto en cuanto a respuesta en graves al tiempo que tú te escuchas perfectamente.

La etapa de potencia de Clase D entrega 300W que dan la sensación de ser más de lo que esa cifra indica. Sabemos que los datos de potencia son siempre un tanto subjetivos y que muchos otros elementos entran el juego a la hora de decidir la eficacia real del conjunto del combo como son: la sensibilidad del altavoz, los litros de la caja, etc. Desde luego en este combo está todo tan bien proporcionado que tenemos la máxima eficacia de potencia conseguida en un recinto pequeño y ligero. Así da gusto.

El previo incorpora una EQ de 4 bandas con cortes muy bien seleccionados para Graves, Medios Graves, Medios Agudos y Agudos. Aparte de esto, tenemos un control llamado “Taste” que aparece en todos los amplificadores EICH y que parte de un sonido plano y neutro en su posición central y va pasando a uno donde se ven reducidas las frecuencias medias-graves (girando a la izquierda) o bien recortando las frecuencias altas a modo de High Pass Filter (girando a la derecha). Lo primero resulta tremendamente práctico en salas donde se genera cierta “bola” de graves. Lo segundo nos permite conseguir un sonido Old School total incuso con bajos de corte moderno. Una aplicación realmente útil del control Taste la tenemos cuando usamos bajo acústico o contrabajo, ya que la tendencia al acople de los mismos es notable a partir de cierto volumen; pues bien, un ligero giro de ese potenciómetro a la izquierda nos permite limpiar toda la zona conflictiva en un segundo, pudiendo después subir el volumen sin problema.

La caja está construida de álamo muy ligero y se ha reforzado internamente para evitar cualquier tipo de resonancia indeseada. Lo cierto es que es una maravilla cuando una caja sale de fábrica tan bien afinada como esta y todo suena como debe. El altavoz cerámico TE12-D de 12” alojado en esta caja entrega un grave realmente increíble y definido. Casi cuesta creer que un sonido tan grande pueda salir de un recinto tan pequeño. Para completar el rango de frecuencias agudas tenemos otra sorpresa: en lugar del habitual tweeter o motor de compresión, se utiliza un altavoz también cerámico de 4”. Esto se traduce en una mayor coherencia de sonido, evitando además el brillo excesivo y la agresividad que muestran la mayoría de tweeters.

Conexiones

En cuanto a conexiones, este combo incorpora todo lo que podamos necesitar, empezando por una excelente salida de línea balanceada en XLR con interruptor Pre-Post (para mandar al técnico nuestra EQ o no) y un práctico interruptor para levantar la tierra en caso de que lleguen ruidos hasta la mesa de mezclas. El panel trasero aloja el habitual loop de efectos, salida de línea en Jack (para alimentar otro combo idéntico, por ejemplo), salida de afinador así como entrada auxiliar y salida de auriculares, estas dos últimas en formato mini Jack stereo. También tenemos un interruptor que se encarga de desactivar el altavoz interno del combo, algo muy cómodo cuando queremos practicar en casa por la noche o repasar un pasaje en el estudio sin molestar usando auriculares. Completa el panel trasero la entrada de corriente con selector de voltaje 110-220 Volts y la salida combo Speakon-Jack para alimentar una pantalla externa con impedancia mínima de 8 Ohms (la ideal sería una EICH XS112-8, creando un mini stack súper manejable y con un rendimiento realmente impresionante).

Sonando

Perfecto…ahora pasemos a tocar y ver cómo suena: tal y como esperábamos, este combo destaca al momento por su tremenda naturalidad de sonido cuando toda la EQ está plana. Es cierto que este suele ser un buen punto de partida siempre, pero no es menos cierto que si ponemos en línea 5 combos de esta gama de diferentes marcas y ponemos la EQ plana en todos ellos, lo que llegará hasta nuestros oídos serán 5 sonidos bien diferentes. Esto es debido a que en primer lugar cada fabricante tiene un punto de partida para el sonido con el que quiere dotar a sus productos (normalmente recortando medios-agudos y a veces potenciando los graves ligeramente) y por otro lado cada altavoz tendrá una respuesta diferente. Pues bien, EICH va un paso más allá a la hora de ser totalmente fidedigno con la amplificación de tu instrumento y parte de un sonido realmente plano. El resultado es un combo que desvela más detalles de tu instrumento que otros ya que no oculta ninguna frecuencia para intentar agradar al oído. Es un concepto similar a la diferencia que existe entre los altavoces de Hi-Fi (hechos para que nos guste su sonido) y los monitores de estudio (hechos para trabajar con el sonido y revelar la realidad de lo que suena a través de ellos). Lógicamente puedes usar la EQ incorporada o el mencionado control Taste para adaptar el sonido del combo a la sala en la que tocas, a tu instrumento, a tu gusto, o bien a todo esto a la vez. Un buen consejo sería partir de la EQ totalmente plana para que nuestro oído se adapte durante unos minutos para luego pasar a usar la EQ o no en función de nuestras necesidades.

Esta respuesta plana y completa en frecuencias resulta ideal para amplificar bajos de corte moderno donde la paleta de sonidos y el espectro sonoro son amplios y no quieres que la amplificación aporte un carácter concreto al sonido sino que tan sólo amplifique la señal del instrumento. Es por tanto un ampli que hace justicia a los bajos de gama alta. Cuando un luthier ha dedicado años de su vida a perfeccionar el sonido de sus bajos, lo último que quiere es que el último eslabón de la cadena de sonido (el amplificador) transforme lo que él ha creado. Si eres de los que prefiere bajos de corte clásico, es muy posible que descubras matices nuevos en tu instrumento utilizando este combo EICH BC112. Pero si lo que quieres es aprovecharte de las ventajas de un combo tan ligero y manejable al mismo tiempo que quieres un sonido de ampli Vintage, puedes usar el control Taste para acercarte a ese timbre Old School o bien puedes añadir un previo externo como el súper asequible Ampeg Analog Bass Preamp (analizado también en este número de Bajos y Bajistas) y en un segundo estarás en terreno 100% vintage, con la ventaja de que al volver a pisar el pedal regresarás al sonido puro y sin coloración que nos brinda este combo.

Conclusiones

En resumen: un combo de altos vuelos que es ligero, manejable, suena de escándalo y tiene todas las prestaciones necesarias. Si tienes un buen bajo, merece la pena que lo escuches en este amplificador, así de simple.

Joaquín García

300W a 4 Ohms

12” + 4”, ambos cerámicos

Estado sólido

Clase D

4 bandas + control Taste

Balanceada XLR con atenuador e interruptor para levantar la tierra

Salida de Línea en Jack, Salida para Afnador, Loop de Efectos, Entrada Auxiliar y Salida de Auriclares

Sí (impedancia mínima 8 Ohms)

40-19.000Hz

14.1kg

Alemania

0 comentarios en EICH BC112 Combo
Deja tu comentario