Revista de Bajos

El cable de jack, influencia en el sonido del bajo

Jacks conectores

Seguramente otros luthieres o músicos atribuirán a más factores el hecho de conformar uno u otro tipo de sonido, pero para nosotros los principales y más genéricos son estos tres. Eso no quiere decir que tengamos la verdad absoluta sobre estos conceptos o que deba ser un dogma a seguir, sino que simplemente intentamos aportar nuestro punto de vista en base a nuestra experiencia y conocimiento a través de los años. Recordad que existen tantas teorías como personas dispuestas a defenderlas, todas válidas y útiles.

En lo referente a nuestro triángulo mágico, de forma muy genérica estuvimos hablando de los diferentes tipos de amplificadores que podemos encontrar en el mercado para “ajustar nuestro propio sonido”. De una forma más amplia, llevamos ya diversos artículos hablando del instrumento, ya sea haciendo referencia a las maderas que usa, a los diferentes tipos de acabados y cómo influyen en el sonido y también a los diversos tipos de pastillas que podemos encontrar en el mercado. Y en esta ocasión hablaremos de esa tercera parte de nuestro triángulo: el cable.

El cable es uno de esos componentes que siempre pasa desapercibido y al que no le damos mucha importancia. Solo nos preocupamos por él cuando nos falla y no debería ser así, ya que es un elemento importante para obtener un buen sonido, aunque muchos lo duden o digan lo contrario.

El debate es amplio, encontrando gente que es capaz de escuchar diferencias en el sonido y otras que no. Otros dicen que simplemente es una cuestión de marketing o una tendencia. Pero una cosa esta clara, si notamos diferencia en la calidad de los materiales de nuestro instrumento o amplificador ¿porque no las tenemos que notar en los de nuestro cable?

Yo personalmente siempre he pensado que tener un cable de gran calidad, hecho con componentes de primera, me ayudara a tener un mejor sonido y mayor fiabilidad tanto en directo como en estudio. Así que elegir un buen cable no debe ser tarea menor.

cable de jack

Básicamente el cable es el transmisor de la señal de nuestro instrumento hasta por ejemplo un pedal, rack de efectos o cualquier otro dispositivo que usemos hasta llegar al amplificador. Está compuesto por un núcleo de filamento de cobre envuelto en aislante y sobre el otra malla de cobre o acero que actúa contra las interferencias. El cable transporta ese flujo de corriente eléctrica de bajo voltaje que sale de nuestro instrumento hacia el dispositivo que lo amplifica y este punto es importante ya que un buen cable debe entregar exactamente la misma señal de inicio a final, sino la calidad del sonido puede salir perjudicada, aunque no todo el mundo sea capaz de oírlo. A la vez, el hecho de que sea el objeto de transporte de esa señal hace que sea susceptible de captar interferencias externas por lo que su aislamiento debe ser de primer nivel. Este punto es bastante crítico también ya que la calidad de los componentes del cable determinara su buen o mal aislamiento, derivando a la vez en la calidad del sonido. Por tanto un buen cable es fundamental.

Aunque todos los cables están hechos de filamento de cobre, la calidad del aislamiento, conectores, material de los conectores, soldaduras y otros componentes del mismo determinaran una señal buena o una de mayor calidad. He ahí la diferencia. El marketing es otra cosa que discutiremos más adelante.

Ahora vamos a destripar el cable por dentro y pieza a pieza para ver que debemos tener en cuenta a la hora de comprar uno nuevo. Primero de todo debemos saber que cuando hablamos de cables la resistencia del mismo (Ohm) es proporcional a la longitud y que la resistencia del alambre de cobre con que se ha hecho es inversamente proporcional al área de la sección transversal del mismo. Para entenderlo mejor, esto quiere decir que un cable corto y grueso dará una señal de mejor calidad que uno largo y fino. A mayor longitud más perdida de señal tendremos. Pero para que esto sea correcto debemos tener en cuenta otros componentes del cable, no solo su núcleo.

El núcleo de cobre que forma el cable debe estar blindado para obtener una buena señal y evitar que las interferencia ensucien nuestro sonido. Normalmente este blindaje esta hecho de cobre trenzado, actuando como una auténtica Jaula de Faraday. Al mismo tiempo entre núcleo y blindaje encontramos un aislamiento, normalmente de pvc o materiales plásticos similares, que separan núcleo de blindaje.

cables de jack grupo

La última capa exterior que encontramos también está hecha de materiales plásticos diversos tales como polietileno, polipropileno, caucho o neopreno, y su función es la de proteger todo el conjunto y a la vez al usuario de indeseables descargas eléctricas. La capa exterior del cable no afectara a la señal sino que debe cumplir esa función aislante y a la vez ser atractiva y duradera. Esta, junto a los terminales Jack, es la parte más visible del cable y sin duda donde cada fabricante aporta su look y estilo personales.

Otro punto importante son los terminales jacks que incorpora el cable. Los podemos encontrar de todo tipo, rectos o en 90 grados, chapados en cromo, en oro, platino, con todo el cuerpo de metal o de plástico, etc… Aunque en este campo hay mucha gente escéptica, es sabido que tanto platino como el oro son mejores conductores que el cobre o el acero, por lo que muchas marcas han introducido estos materiales en sus Jacks para dar un plus de calidad a sus productos y diferenciarse de la competencia. ¿Si este tipo de material ha sido usado durante muchos años en equipos llamados de Alta Fidelidad será por alguna razón, verdad? Sin duda alguna, otro punto más para obtener una señal limpia y de gran calidad.

Una vez entendemos que tenemos entre manos y como funciona, sus diversas partes y que debemos y que no buscar en un cable, llega la gran cuestión que todos estabais esperando. ¿Pero cómo un cable va a hacer que mi instrumento suene mejor?

Aquí como hemos dicho antes, cada uno es libre de pensar lo que quiero, pero si analizamos los datos expuestos es fácil concluir que un cable de gran calidad hará que la señal desde nuestro instrumento al amplificador sea más clara, limpia y estable que la que nos proporcionaría un cable normal o de baja calidad. Esto a su vez repercutirá en la pureza de nuestro sonido ya que el cable transmitirá de forma más fiel la señal que proviene de nuestro instrumento y así podremos apreciar realmente su sonido.

Quizás no notemos un gran cambio a primera vista o quizás solo notemos pequeños matices en nuestro sonido que antes no oíamos, diferentes frecuencias que se amplifican y otras que se suprimen, porque nuestro cable era “malo”. Y quizás solo se trate de eso, de una pequeña y sutil revolución que nos hace sentir a nuestro instrumento como realmente debería haberse sentido antes.

Si para obtener ese pequeño plus de calidad en nuestra señal debemos pasar de un cable de 20 euros a uno de 80, esto es ya decisión de cada uno. La lógica nos demuestra que a mejores componentes mejor calidad del producto, aunque también debéis tener en cuenta que los caminos del Marketing son inescrutables y que en él hay siempre una delicada mezcla de verdad, mentira y sugestión. Por eso elegid vuestro cable en función del uso que le daréis, tanto en estudio como en directo, que tenga una longitud adecuada a vuestras necesidades y con una buena señal y durabilidad.

Xavier Lorita

Un comentario en El cable de jack, influencia en el sonido del bajo

David Asorey Álvarez el 22 Octubre, 2020 a las 6:41 pm:

Ante todo, gracias por el artículo. Comparto la idea general: el cable es un componente crucial en la transmisión del sonido e interesa que tenga la máxima fiabilidad y calidad en la transmisión.

Sin embargo, debo discrepar amablemente con algunas afirmaciones, desde el máximo respeto al autor del artículo.

Con lo primero que discrepo es con la afirmación “Recordad que existen tantas teorías como personas dispuestas a defenderlas, todas válidas y útiles”.

Si una teoría se demuestra que no es cierta, no puede ser válida, ni es útil, ni debe tenerse en cuenta. Gracias a la comprobación de las teorías el mundo avanza y nos alejamos del “pensamiento mágico” de tiempos pretéritos.

Trasladado al mundo del audio y de la música: si cierta teoría afirma que cierto elemento produce “mejor sonido”, pero en un test de doble ciego, no se puede diferencia esta supuesta mejora entre el componente A y el componente B, o, si al medir sus propiedades eléctricas y/o acústicas no se aprecia dicha diferencia o no es significativa, la teoría es falsa, se queda en el terreno de la suposición o hipótesis, pero no puede constatarse como un hecho verdadero.

El siguiente punto en el que muestro mi discrepancia es respecto a la conductividad del platino, oro, acero, cobre, etc. Cito:

“Los podemos encontrar de todo tipo […] chapados en cromo, en oro, platino, […] Aunque en este campo hay mucha gente escéptica, es sabido que tanto platino como el oro son mejores conductores que el cobre o el acero, por lo que muchas marcas han introducido estos materiales en sus Jacks para dar un plus de calidad a sus productos y diferenciarse de la competencia. ¿Si este tipo de material ha sido usado durante muchos años en equipos llamados de Alta Fidelidad será por alguna razón, verdad?”

Estas diferencias en conductividad son irrelevantes al conectar un bajo eléctrico. Las pastillas de un bajo tienen una resistencia del orden de miles de Ohmnios, unas centésimas de Ohm más o menos añadidas al circuito no son significativas en absoluto. Estamos hablando de unas diferencias en el orden de magnitud de 5 ceros o más.

En el mundo de la Alta Fidelidad se ha demostrado innumerables ocasiones (pruebas de audición de doble ciego, multitud de mediciones de parámetros eléctricos,…) que todo el “hype” que hay alrededor del cableado y de los conectores no deja de ser más que eso, humo y argumentos de venta.

Por supuesto que un conector de cierto material puede tener más durabilidad y resistencia a la corrosión que otro, entre otras propiedades, pero eso no proporciona mejor sonido, sino una mayor fiabilidad del componente. Son cosas diferentes.

Creo que al final del artículo más o menos se aclara que un cable nunca podrá mejorar el sonido de un instrumento, lo que hará es transmitir con mayor fidelidad y consistencia esta señal, es decir, el cable de calidad lo que hace es *no estropear* la señal del instrumento, pero no la mejora.

Estoy plenamente de acuerdo con esta idea y debería ser la que profesionales y divulgadores hagan llegar sobre todo a los músicos amateur y principiantes: “usa un buen cable para que tu bajo no suene mal”, en vez de “usa un buen cable para que tu bajo suene mejor”.

Un cordial saludo y gracias por la revista y todos los artículos.

David Asorey Álvarez
Editor de laclavedefa.net

Deja tu comentario