Revista de Bajos

Mooer Blues Mood y Baby Tuner

Hace un par de números hacíamos una revisión de cuatro de los mini pedales que propone la marca norteamericana Mooer en su extenso catálogo de efectos para bajo y guitarra, surtido que cuenta con más de 50 pedales diferentes, todos ellos pertenecientes a la Micro Series y que de alguna manera siguen la tendencia del mercado de fabricar tanto cabezales de amplificación como pedales de efecto de sonido ligeros y de tamaño reducido.

Como ya comentamos en su momento hay características comunes a todos ellos como son su pequeño tamaño, ligereza, sus carcasas metálicas resistentes y que todos son true bypass, por lo que no afectan a la señal cuando esta pasa por el pedal si éste no se encuentra activado. Tenemos que añadir que son de manejo muy sencillo y que se alimentan mediante adaptador de corriente dado el poco tamaño que tienen, algo que impide que se pueda alojar una pila en su interior.

Vamos a echar un vistazo a los modelos Blues Mood y al Baby Tuner.

BLUES MOOD

El Blues Mood es un pedal de overdrive con dos opciones sonoras en general, que se activan desde un mini switch. Disponemos de la opción Bright que nos ofrece el tono transparente que nos daría un amplificador tipo Fender a válvulas sin demasiada saturación y el Fat que le añade un punto de pegada para vigorizar el sonido, en realidad esto activa en el pedal la modificación que hizo Keeley en el BOSS DS-1, pero eso es otra historia.

Viene en una cajita de cartón negra, bien embalado y con un trozo de espuma que protege los botones de los potenciómetros y los interruptores, un buen detalle.

El pedal tiene una entrada mono de ¼” y una salida de las mismas características. Los controles como hemos comentado son muy sencillos, dos mini botones uno rotulado como Level que ajusta el nivel de salida del efecto y otro como Tone que como su nombre indica ajusta la cantidad de brillo que le queremos dar al tono. Por último tenemos un botón para controlar el nivel de ganancia que necesitemos otorgarle rotulado como Gain y un interruptor de pie para conectar el efecto. Un led nos indica cuando el pedal se encuentra activo. Todo ello en unas dimensiones de 93,5 x 42 x 52 milímetros y un peso de 160 gramos.

7001732_800

Sonando

Siempre que leemos en algún manual que un pedal de efecto suena tanto para guitarras como para bajo nos surgen las dudas, porque en nuestra opinión un mismo circuito no obtiene la misma respuesta en función de las frecuencias con las que trabaja. En este pedal en concreto nos han parecido más interesantes las sonoridades que propone para bajo, antes que las sonoridades que nos ha ofrecido con una guitarra.

Lo primero a destacar es la pegada de este pequeño Blues Mood, responde al ataque con mucha potencia, te eleva la señal a una distorsión roquera poderosa, y también nos ha parecido interesante lo bien que trabaja con las frecuencias graves, que no desaparecen en ningún momento, están presente y bien definidas y todo ello en un pedal cuyo precio de venta oscila alrededor de los 70 euros. Te ponen fácil tener un overdrive en tu pedalboard.

BABY TUNER

El Baby Tuner es sencillamente un afinador para pedalboard. Tiene las mismas medidas que todos sus compañeros de la serie Micro Series y un peso de 140 gramos.

Los afinadores cada vez se van polarizando más en dos espacios opuestos, por una parte nos encontramos con unas unidades que incorporan múltiples opciones, cambian tonalidades, automatizan la tarea de afinar, incorporan boosters etc. etc. y por otro lado encontramos las propuestas que simplifican al máximo el hecho de afinar como es el Baby Tuner.

333688

El pedal es súper sencillo, simplemente tiene una entrada, una salida, la entrada para el alimentador y un interruptor de pie. Un display que ocupa más de la mitad de la superficie frontal del pedal nos indica con una letra luminosa la nota que está sonando y una barra cromática que se desplaza por encima de ella nos facilita el ajuste hasta encontrar el tono adecuado. Se visualiza bien incluso en condiciones de luz propias de un escenario.

Una opción más que correcta a un precio que oscila entre los 55-60 euros.

Mooer está consiguiendo una importante gama de pedales para bajo, sencillos, simples de manejo a tamaño mini y a precios bajos, lo que sin duda le va a dar un buen espacio en este mundo de los pedales de efecto, cada vez más competido y con mayor número de opciones en el mercado.

José Manuel López

0 comentarios en Mooer Blues Mood y Baby Tuner
Deja tu comentario