Revista de Bajos

Ajustando un bajo eléctrico

Vamos a realizar un ajuste para un bajo eléctrico, en esta ocasión uno tipo Jazz Bass.

Empezaremos compilando todas las herramientas necesarias para efectuar esta tarea -un ajuste general- por lo que necesitaremos: llaves allen (que midan en pulgadas), destornillador, alicates de corte, galgas, una regla larga, otra de precisión y productos de limpieza.

En primer lugar localizamos los posibles “fallos” o desajustes que tenga el instrumento como pueden ser, trasteos, altura de cuerdas inadecuada, curvatura de mástil, altura de pastillas, etc.

Una vez detectados los “fallos”, desmontaremos las cuerdas y procederemos a hacer una limpieza general. En este caso el diapasón es de palorrosa, observamos que no está muy sucio pero tiene algo de grasilla. La podremos eliminar por ejemplo, con bencina para encendedores o bien con un desengrasante tipo WD-40, el que yo uso. Se pone en un algodón y se aplica por todo el diapasón, al cabo de dos minutos con un trapo se retira y sale toda la suciedad.

Una vez tenemos listo el diapasón pasamos a los trastes. Yo suelo utilizar pulimento Farecla G3 (no abrasivo) previamente encintaremos con cinta de carrocero el diapasón para que no entre pulimento en el poro de la madera. Con un algodón frotamos el traste y el pulimento, sin apretar y poco tiempo (recordar que es para limpiarlo y sacarle brillo no para desgastarlo).

foto 2

foto03

Pasamos al diapasón, retiramos la cinta de carrocero y aplicamos aceite de limón. Después limpiamos el cuerpo con un producto limpiador tipo Dunlop y en la zona de las pastillas y puente emplearemos un pincel, ya que se acumula más suciedad.

foto4

foto5

Ahora lubricamos la cejuela con grasa de grafito y comprobamos los tornillos del puente y clavijero.

foto6

 

Vamos a colocar las cuerdas. La medida buena para tener dos vueltas y media en el poste del clavijero la calculamos de la siguiente manera: estiramos la cuerda, apoyamos la mano a continuación del poste dejando unos cinco dedos (11cm) y cortamos la cuerda, la metemos en el poste y afinamos. Para realizar esta tarea de manera óptima y evitar que el mástil sufra tensiones inoportunas, compensaremos esa posibilidad cambiando las cuerdas en el orden siguiente: primero la 4ª, luego la 2ª, después la 1ª para acabar con la 3ª, después afinamos.

foto7

 

Colocaremos la regla sobre los trastes, cogemos la galga y comprobamos la altura que hay entre la regla y el traste 7, 8, 9. Los valores oscilan entre 0,20mm y 0,45mm dependiendo de la ejecución del músico y estilo.

foto8

 

Si la medida que nos da es inferior a 0,20mm tendremos que destensar el alma y si es superior a 0,45mm tendremos que apretarla.

foto 9

 

En el caso que tengamos que tensar, con una llave allen de 3/16”, procederemos a apretar en el sentido de las agujas del reloj, esta operación se debe hacer poco a poco comprobando pasado un tiempo. Si se nota algo de resistencia se deja de tensar puesto que se corre el riesgo de partir el alma.

foto 10

 

Una vez tenemos la curvatura correcta pasamos a ajustar la altura de las cuerdas. Con la llave allen 1/16” subimos o bajamos las silletas, en este bajo que estamos ajustando tendremos que bajar un poco, Con la regla de precisión comprobaremos en el traste la distancia que hay entre la cuerda y el traste.

foto11

 

En este tipo de bajo Fender lo recomendable sería: en el traste 17, 2.6mm en la cuerda E y 2,3mm en la cuerda G.

En función de la forma de ejecución de cada bajista, del calibre y tipo de cuerdas empleado así como de la curvatura del mástil, estos valores pueden sufrir variaciones en base a conseguir la mayor precisión posible en el ajuste adaptándolo al músico. Si el bajista tiene una pulsación no muy fuerte y toca cerca del puente tal vez haya que disminuir esa altura y por el contrario si pulsa con fuerza y tienda a tocar próximo al mástil, la distancia debería aumentarse. Si la curvatura del mástil fuera de 16 pulgadas o superior también deberían bajarse. Por otro lado hay que tener en cuenta que cuanto más baja sea la altura de las cuerdas menor es el sustain que conseguimos.

Ahora comprobaremos la distancia que hay entre el traste 1 y la cuerda, pulsaremos la cuerda en el traste 2 y con ayuda de la regla de precisión medimos, en este caso nos da 0,5mm. No corregimos nada porque es una medida buena, si esta fuera mayor tocaría rebajar la cejuela. Para este de bajo tipo Jazz Bass lo recomendable sería: en el traste 1,   0.55mm en la cuerda E y 0.5mm en la cuerda G.

foto 12

 

Pasamos a comprobar la octavación, para ello tocamos el armónico de la cuerda que vamos a comprobar. Si está más alto el armónico, tendríamos que ajustar “haciendo” más larga esa cuerda. (Tendríamos que apretar el tornillo que sujeta la silleta).

Si está más bajo el armónico, ajustaríamos en el sentido de acortar esa cuerda. (Tendríamos que aflojar el tornillo que sujeta la silleta)

foto 13

 

Una vez tenemos listo el ajuste pasamos a comprobar la altura de las pastillas. En este caso son pastillas de corte vintage, pulsaremos la cuerda en el último traste y con ayuda de la regla de precisión comprobaremos la distancia que hay entre la cuerda y el polipiezo de la pastilla. La altura que vamos a fijar es de 3,15mm en la cuerda E y 2,35mm en la cuerda G. Las alturas pueden oscilar de 2mm a 4mm dependiendo del tipo de alnico que lleven las pastillas

foto 14

 

Con esto hemos terminado nuestras operaciones de ajuste, si lo hemos realizado todo correctamente, tendremos nuestro bajo listo para empezar a tocar disfrutando de él.

Ángel Jover

0 comentarios en Ajustando un bajo eléctrico
Deja tu comentario