Revista de Bajos

Leland “Lee” Sklar entrevista en español

Lee Sklar

Ha participado en más de 3.300 discos, 50 años en activo, son cifras que impresionan pero el talante humano de Lee Sklar impresiona más aún. Un hombre tranquilo y atento, dedicado, curioso…después de tantos años en el negocio sigue enfocado en él. Tal vez añora los “viejos tiempos” musical y socialmente de los creativos años 60, sin embargo sigue en la brecha, trabajando, bajista…porque no sabe ser otra cosa.

¿Cuándo supiste que ibas a ser músico de profesión?

Nunca lo pensé. Estaba estudiando arte y quería ser ilustrador científico. Estaba en bandas ganando unos dólares durante los fines de semana en bares y todo eso, pero cuando conocí a James Taylor en 1970 todo cambió. Hicimos un show muy exitoso y nos ofrecieron un tour de un mes. Dejé la Universidad después de 5 años, me tiré a la carretera y ya nunca paré. Fue un accidente, el tiempo correcto en el lugar correcto y cambió mi vida, pero nunca tuve ese objetivo. Sabía que siempre tocaría pero no que haría una carrera con ello.

Estudiaste en la Universidad de California, ¿Qué recuerdas de esos días?

Socialmente estaban pasando muchas cosas, la guerra de Vietnam…. había mucha energía. Cuando estaba en la Universidad, Cream tocó en el gimnasio. Había mucha vida musical en ese periodo. Había algo mágico durante esa época. Me encontraba muy bien aprendiendo, era muy fértil, pero con la guerra todo cambió un poco. Justo antes había mucha energía, muchas bandas… lo echo de menos…

¿Trabajaste con algún artista que realmente te sorprendió?

Diré que Jackson Brown fue una gran sorpresa. No lo conocía y asumí por su nombre que sería negro (risas). Uno de los mejores compositores y cantantes con los que he trabajado. He participado en más de 3.300 álbumes, son muchas experiencias. Había un director de orquesta llamado Percy Faith. Mis padres adoraban sus discos y conseguí hacer 2 álbumes con él. Después del primer álbum le comenté que me había sorprendido lo difícil que era su música, sus partituras eran muy detalladas… Hay otras veces que llegas con muchas expectativas y después no resulta ser tan bueno. Ha habido de todo, cosas fantásticas y otras horribles. Eso es lo que lo hace interesante, es algo nuevo, una aventura.

Has trabajado muchos años en la música. ¿Cuáles son los cambios más perceptibles que has notado?

Cambiar de analógico a digital. Antes tenías que ir al estudio con toda la banda, nunca tenía que doblar nada. Ahora todo el mundo tiene un estudio en casa y estás con un tipo solo, ya no puedes compartir ideas con otros. Es un cambio dramático. Prefiero la manera de antes de hacer las cosas pero me gusta trabajar, así que no me quejo. Estos últimos años la gente intenta tirar hacía la vieja escuela, incluso en el uso de cinta. Al principio a nadie le gustaban las discográficas así que todo el mundo hacía de todo. Ahora todo el mundo lo puede hacer y algunos ni siquiera lo venden. ¿Cómo vas a conseguir vivir de ello? Son momentos difíciles, conozco mucha gente que debería estar trabajando de ello y no lo hacen.

¿Crees que la música es más “perezosa” ahora?

Creo que puede llegar a ser tan fácil, la tecnología te lo arregla, que la gente no intenta mejorar. No significa que todos hagan lo mismo. El talento sigue ahí fuera, pero este negocio es diferente. Si sales ahora ahí fuera a tocar con alguien seguro que es la misma experiencia que en la época de Mozart, pero el negocio es diferente, y no mejor…

¿Qué le pides a un bajista?

Un bajista debe tener muchas responsabilidades.  Tener muy bien oído. Cuando ensayas solo con escuchar debes saber si tocar con 4 o 5 cuerdas y cosas así. Todo lo que hago tiene que ver con la canción, no con los “chops” que puedas tocar. Luego te debes llevar bien con el batería más que con ninguno. También has de ser entusiasta, intentar ser lo mejor que puedes. A veces esa responsabilidad recae sobre el bajista. A veces el guitarrista es el que está solo en el fondo.

Lee Sklar

¿Tienes la necesidad de mostrar tu música en directo?

Nunca he tenido esa aspiración. Para mí lo mejor es tocar para la gente, he tocado en bandas pero nunca han tenido éxito. Lo que prefiero es tocar en directo, es una educación diaria y muy divertido.

¿Crees que la música en los 50 y 60 tenía una dimensión social diferente a la que tiene ahora?

Creo que si. Cuando escucho la música de durante la guerra hay mucha queja política, una conciencia social. Ahora es un montón de mierda, nadie hace nada para concienciar al resto. Antes se tenían convicciones por una causa, eso ya no ocurre. Ahora sólo es negocio y pensar en sí mismo.

En 2010 volviste a tocar con James Taylor y Carole King. ¿Cómo te sentiste después de tantos años?

Fue extraño, extraño en una buena manera. Cuando vuelves a casa y recuerdas como veías de grande tu habitación cuando eras pequeño y lo diminuta que la ves ahora. Fue mejor que en 1970, fue mágico. Ver otra vez a Carole en el piano, era ella la original. James y Carole continúan juntos así que todo sonaba igual, mismos registros. Todavía sonaba perfecto, desearía haber hecho más.

¿Cómo afrontas una grabación?

Siempre es diferente. Como profesión tengo ciertas rutinas, pero cada vez hay algo que no sé… puede ser country, rock, una película… Nunca me puedo preparar completamente, una vez llegas allí es cuando te tienes que preparar muy rápido.

¿Cómo es el proceso para una película?

Yo no escribo, pero el compositor se reúne con el productor y buscan ambientes, ánimos y esas cosas. Cuando trabajo con Silvestri o Goldsmith, esa es su vida. Me encanta trabajar con orquesta. Todo está perfectamente detallado, pensado y escrito. Es un proceso diferente aunque similar.

¿Cuál es tu sonido de bajo preferido

El bajo. Como profesional del estudio debes tener un sonido muy grave. Mi trabajo es proporcionar un sonido rico y con fondo. Cambia entre canciones pero normal- mente intento tener algo que haga de cojín, que todo lo que hay encima suene bien. No puedes generalizar tampoco.

¿Con qué estilo estás más cómodo?

Baladas y hard rock, desde ZZ Top a Hendrix. Me gusta el country y R&B, pero siempre he sido un tipo de rock. Estas preciosas baladas… Hay algo con mucha alma en esas canciones.

Leland Sklar


¿Cuáles son tus planes?

Me encanta trabajar y llevo trabajando cada día casi 50 años. A veces intento vivir, jugar con mis perros, estar con mi mujer…

¿Algún consejo para los que empiezan?

Diviértete, disfruta, trabaja duro… Escucha música, si tienes vinilos, relaciónate con otros músicos, un batería con el que conectes, forma una banda… Es una profesión y una de las más bonitas. Nunca dices “voy a trabajar”, dices “voy a tocar”. Si las cosas no van bien algunos lo dejan, pero deberías continuar. A lo mejor nunca lo consigues pero conozco a personas que buscaron otros trabajos y con el dinero que hicieron pudieron grabar sus discos. Nunca sabes lo que va a ocurrir, es artesanía. No te vuelvas arrogante y no actúes como que el resto es inferior a ti.

Una ciudad: Praga

Una canción: Rubberband Man de Spinners

Un álbum: Tumbleweed Connection de Elton John

Un libro: Tequila Mockingbird

Un bajo: Un Frankestein que he tenido durante 40 años

Una comida: India, comida es comida.

Un restaurante: La Souffle en París

Un concierto: Sinatra y The Beatles

Una película: Cinema Paradiso

Un coche: Hot Rod

José Manuel López

0 comentarios en Leland “Lee” Sklar entrevista en español
Deja tu comentario