Revista de Bajos

Entrevista Michael Manring 2020

Michael Manring

Si existe un bajista que ha desarrollado el concepto musical del bajo hasta lugares insospechados ese es Michael Manring. Viajero incansable, no para de girar y colaborar en proyectos a lo largo del mundo. Acaba de publicar su nuevo trabajo Small Moments, su segunda propuesta con bajo en solitario, como hacía algunos años que no charlábamos con él, esta era una buena oportunidad para hacerlo. Esto nos contó.

Nunca dejas de girar, por curiosidad ¿Cuántos conciertos sueles hacer al año?

Por lo general suelo realizar alrededor de 75 conciertos y participo en unas 20 grabaciones cada año, pero puede variar mucho.

Ese tránsito entre lo que piensas o sientes que acaba expresándose musicalmente ¿Cuándo reconoces que lo has concluido? ¿Al lograr una melodía? ¿Al tener un tema acabado?

¡Esta es una pregunta maravillosa! Para mí, el proceso es intuitivo y no estoy seguro de que pueda o alguna vez lo haga, entenderlo. Cuando tengo una idea para una pieza musical, sigo trabajando en ella hasta que tengo la sensación de que está acabada y no estoy seguro de qué causa eso. Por lo general, trabajaré en una pieza durante mucho tiempo, a veces meses o incluso años, pero la sensación de que un trabajo está terminado viene después de uno o dos días.

A menudo hay estructuras lógicas de algún tipo que necesitan ser trabajadas en una composición, así que necesito continuar el tiempo suficiente para asegurarme de tener una declaración completa, pero en algún momento, siempre parezco llegar a un lugar donde de repente me encuentro sintiendo que he hecho lo que tenía que hacer.

¿Dónde está el límite de la creatividad para ti? ¿Lo marca la técnica?

¡Otra pregunta maravillosa! Me gusta creer que la creatividad en sí misma no tiene límites. Para mí esto significa mantener la actitud de que literalmente cualquier cosa puede ser tocada en el bajo si sólo puedo encontrar la inteligencia y el coraje para descubrirlo.

En términos prácticos, siempre hay límites en el acto de crear, como el equipo y la tecnología que tienes a tu disposición, tu comprensión de la forma de arte, el sistema perceptivo humano, el tiempo y el dinero, etc. Estos son muy útiles ya que ofrecen un escenario en el que trabajar. Si no hubiera límites, sería muy difícil saber por dónde empezar y qué lograr y, en mi opinión, todo tendría menos significado.

Michael Manring

Mantienes una larga relación con Zon, utilizas varios de sus modelos con muy diferentes especificaciones ¿Tienes en mente algo nuevo en ese sentido o tienes conseguida cualquier opción sonora?

Parte de mi amor por el bajo proviene del hecho de que el instrumento es capaz de una gran variedad de colores de sonido, dinámicas y emociones. Soy muy afortunado de poder trabajar con un luthier que entiende este enfoque y está dispuesto a participar en el proceso. Joe y yo a menudo compartimos ideas y creo que nos inspiramos mutuamente para buscar posibilidades y expresiones más profundas. Parece tener un sentido innato en detectar lo que busco, a veces incluso antes de que lo haga.

¿Piensas que aún se puede desarrollar más el bajo eléctrico como instrumento o apenas quedan caminos a seguir?

Me gusta mantener la actitud de que estamos empezando con el bajo y ciertamente me incluyo en eso. Cada día siento la conciencia de cuánto más me gustaría poder hacer con la música en general y con el bajo en particular. Sólo en el ámbito del ritmo, es sorprendente la cantidad de posibilidades que hay y de lo que es capaz el bajo. No viviré lo suficiente para explorar más que una pequeña fracción de ello, pero esto me motiva constantemente.

Acabas de publicar “Small Moments” ¿Qué nos puedes comentar acerca de este álbum?

“Small Moments” es mi séptima grabación bajo mi propio nombre y la segunda grabación de bajo en solitario que he hecho. Aprendí mucho haciendo el otro álbum de bajo solista, “Soliloquy”, y he querido hacer otro desde entonces.

En “Small Moments” exploro varios conceptos rítmicos, algunos de mis estudios de música South Indian Carnatic. También exploro algunas ideas nuevas con efectos y electrónica, así como varias ideas con afinaciones, sonido de canales múltiples, tapping, percusión y otras técnicas en las que he estado trabajando durante años. También trabajé con conceptos armónicos y de entonación de mis estudios con Allaudin Mathieu, así como con ciertas ideas filosóficas que han estado en mi mente recientemente.

Tengo la suerte de que me pidan que toque con muchos músicos diferentes en muchos grupos y colaboraciones distintas. Mis grabaciones en solitario me dan la oportunidad de centrarme en la composición y estar a cargo de todo el sonido de la grabación. Me considero un compositor primero y un bajista después, así que esta es una oportunidad especial para mí.

El álbum está pensado para tocarlo en vivo y con el equipo que te dejan llevar las aerolíneas ¿Consigues las sonoridades mismas de la grabación o el lugar donde tocas a veces crea dificultades?

Compuse la música de “Small Moments” para que cada pieza pudiera ser tocada en vivo en cualquier parte del mundo. Hice algunas mejoras menores en el proceso de grabación, pero no añadí nada que considere esencial para las composiciones, sólo unas pocas cosas para que sea una mejor experiencia para las escuchas repetidas.

La pieza más difícil de tocar en vivo sería “Dance of the Pessimists” porque emplea un efecto que no está disponible en mis nuevas unidades de efecto. Desafortunadamente, no he podido averiguar cómo llevar más de una unidad de efecto conmigo con las actuales regulaciones de las aerolíneas, ¡así que tiene que ser sólo una! Es una lástima, porque es una de las piezas que más me gustaría tratar de desarrollar en vivo. Se siente mucho más como un punto de partida que como una declaración final.

¿Cómo decides que una pieza es solo para bajo o que necesitaría algún instrumento más para estar acabada?

Normalmente el proceso es bastante instintivo, pero hay algunas cualidades específicas que hacen que una pieza sea más adecuada para la presentación en solitario o en conjunto. Si la música parece necesitar más enfoque melódico o profundidad rítmica, por ejemplo, optaré por un formato de ensamble.

Manring live

¿Sueles pensar en los álbumes de manera conceptual o como una reunión de canciones sin demasiado nexo entre ellas?

Me gusta tratar de encontrar hilos comunes en las piezas que escribo, pero no empiezo de esa manera. Sólo compongo la música que me parece adecuada en cualquier momento. Sin embargo, tenemos esta convención de presentar piezas en colecciones de álbumes, así que me gusta tratar de aprovechar ese formato para pensar qué ideas unen un proyecto. Como artista siempre estoy interesado en herramientas que me ayuden a decir algo sobre lo que está sucediendo en el mundo que me rodea y es divertido añadir esto al proceso creativo.

Has trabajado en infinitas colaboraciones ¿Cómo abordas la música de otro? ¿Qué valoras para aceptar esas propuestas?

Me siento muy afortunado de que me pidan que participe en muchos proyectos. Siempre es un honor ayudar a realizar la visión de otro artista. Cada vez que alguien me pide que le ayude con su música, paso por un proceso de tratar de entender las metas creativas y encontrar las mejores maneras de ser un socio en su consecución. El proceso es tanto intelectual como emocional y el final es siempre diferente para cada artista. De hecho, a veces me sorprende oír a los bajistas hablar de cómo el instrumento tiene un papel claramente definido que siempre debe seguirse.

Ciertamente hay una forma convencional de abordar la música como un bajista que amo y respeto, pero no podría permitirme ser dogmático al respecto si quisiera. Muy a menudo un artista querrá algo diferente o especial para ayudar a que su música destaque y, de hecho, es por eso que están dispuestos a pagar a alguien como yo en lugar de sólo contratar a un bajista que hará justo lo que se espera.

Hace unos días envié una parte para una canción de una maravillosa cantautora y me dijo, “esta es una parte de bajo perfecta si quisiera que sonaras como parte de la sección rítmica, pero quiero hacer algo más”. Terminamos trabajando juntos para encontrar un diálogo realmente interesante – casi un baile – entre el bajo, la batería y la voz. Estos desafíos son oportunidades maravillosas para la creatividad y el crecimiento y estoy muy agradecido de poder participar en la música de estas maneras diferentes.

Michael Manring en directo

¿Hay algo que te haya sorprendido últimamente musicalmente hablando?

Con la proliferación de la información musical en el mundo debido a Internet me sorprendo de varios proyectos musicales mucho más que en el pasado y siento que estoy aprendiendo más que nunca. Últimamente, por ejemplo, he estado disfrutando de las muchas charlas maravillosamente esclarecedoras de Bruce Adolphe de la Sociedad de Música de Cámara del Lincoln Center. Tiene un conocimiento tan profundo del canon occidental y presenta sus análisis de las obras maestras de una manera muy atractiva. ¡Muy inspirador!

Como mencioné antes, estudio el sistema musical desarrollado por William Allaudin Mathieu. ¡Es un verdadero tesoro! Empezó su carrera componiendo música para la banda de Duke Ellington y enseñando armonía a John Coltrane. ¿Te lo imaginas? Y ahí es justo donde empezó… se ha convertido en un maestro de varias perspectivas musicales a lo largo de su larga vida.

He estado trabajando en su libro “The Harmonic Experience” durante años, pero últimamente también he tenido algunas clases por Skype con él.

¿Nos puedes comentar como es un día para ti en estos tiempos en que hay que guardar la distancia social o incluso de confinamiento?

Es inusual que esté tanto en casa. ¡De hecho, creo que es el mayor tiempo que he pasado sin viajar por conciertos en 35 años! No me importa, porque tengo muchos proyectos en los que trabajar y me encanta estar con mi familia.

En estos días me levanto a las 6:30 de la mañana, hago yoga y meditación, y me aseguro de que mi familia y yo tomemos un buen desayuno. Luego hago ejercicio, generalmente escuchando música o trabajando en el correo electrónico. Luego paso todo el tiempo que puedo practicando antes de tener que impartir alguna clase online, trabajar en una grabación u otro trabajo.

También hay muchas tareas para hacer en la casa, así que estoy ocupado hasta cerca de la medianoche. Con suerte tendré un poco de tiempo para trabajar en mi propia música.

He estado leyendo acerca de cuánto sufrimiento hay por este virus y desearía poder hacer más para ayudar, así que seguiré buscando maneras.

¿Cuales son tus próximos planes?

Cumpliré 60 años dentro de unas semanas, así que me doy cuenta de que mi viaje musical está más detrás que delante de mí y esto me llena de una mezcla de tristeza y gratitud por todas las maravillosas experiencias que la música me ha traído.

Los hombres de mi familia tienden a no vivir hasta ser mucho más viejos que yo, así que el tiempo se siente especialmente precioso, ¡porque hay tantas cosas que quiero hacer! Como he mencionado, sólo he podido explorar la más mínima parte de lo que me interesa.

Creo que este es probablemente el momento de mayor posibilidad musical desde el advenimiento del sistema de afinación temperada y me siento como si estuviera más en un principio que en un final.

Tengo muchas composiciones y proyectos en proceso, así que seguiré componiendo, enseñando y tocando lo mejor que pueda, durante todo el tiempo que pueda, siempre agradecido de haber tenido la oportunidad de participar en este milagroso proceso que llamamos música.

José Manuel López

0 comentarios en Entrevista Michael Manring 2020
Deja tu comentario