Revista de Bajos

Tomás Merlo

Bajista mallorquín afincado en Madrid que en los últimos años está afianzando una gran trayectoria nacional con sus proyectos más recientes el trío B.P.M. junto a Randy Bernsen y Julius Pastorius y su nuevo proyecto personal “Tomás Merlo & The Freepunk Ensemble“ e incluso acompañando a artistas internacionales como Michael Brecker o Jerry Gonzalez.

 Comenzaste con el contrabajo a los 17 años, ¿Cómo surgió tu interés por el instrumento?
En realidad empecé con el bajo eléctrico. Un grupo de amigos del pueblo había comenzado un grupo y entre que no tenían bajista y un poco bajo la influencia de mi padre me compré mi primer bajo eléctrico. Hasta los 19 años no empecé con el contrabajo.

Años más tarde te trasladaste a Ámsterdam a finalizar tus estudios en el Conservatorio y te graduaste en 2003 en bajo eléctrico y contrabajo, ¿Qué te impulsó a trasladarte a allí? Y tras pasar varios años estudiando ¿Apreciaste mucha diferencia entre la educación musical que se imparte en España y la europea?
En mi adolescencia existía un club en la ciudad de Palma llamado Bar Barcelona, los dueños eran unos apasionados del jazz y traían a mucha gente de fuera, tanto de la península como de fuera de España a tocar a ese club. Entonces hubo una temporada en que vinieron muchos músicos de Holanda y a través de ellos conocí el conservatorio de Amsterdam.

La diferencia en la enseñanza entre España y Holanda es muy grande, primero de todo, pese a ser un país muy pequeño, prácticamente toda ciudad Holandesa dispone de un conservatorio de “jazz”, en España solamente hay cuatro, Musikene, dos en Barcelona y uno en Pamplona y cuando yo fui sólo existían los dos de Barcelona.

A nivel de enseñanza es muy diferente también, en Holanda la enseñanza es calvinista, no hay libros, métodos ni nada por el estilo, enseñan a alumno a ser independiente en su manera de estudiar y el que estudiar, los profesores tienen el papel de guías o supervisores. El jazz a diferencia de otros estilos es un estilo en el que tienes o debes desarrollar tu propia manera de tocar y sonido, es un estilo en el que debes investigar mucho escuchando discos y escuchándote a ti mismo, en los métodos no hay nada de eso. A veces me da la impresión en España en que se valora más tener un título que realmente saber “tocar”.  

1

Viendo tu currículum fuiste premiado como mejor solista en 2002 en el Festival de jazz de Breda (Países Bajos) y como mejor instrumentista en el año 2003 en Den Hague (Países Bajos) y te becaron para estudiar en Estados Unidos en la Manhattan School of Music en 2002, estudiando con músicos de la talla de John Patitucci, Mark Johnson y Ben Street. Cuéntanos como fue la experiencia de tratar con músicos de primera línea y quien de ellos te impresionó o aportó más, ya que el hecho de ser un gran instrumentista no tiene nada que ver con ser un buen docente.
Bueno, quizá lo que más impresiona es ver que son personas como nosotros, (risas), se hacen su café, té…etc. A nivel de docencia el que más me impresionó fue Ben Street, me pasaba tardes enteras en su casa, escuchando música, transcribíamos líneas, solos, sobretodo me hacia cantar mucho, primero cantábamos las líneas y luego las tocábamos, era interesantísimo.

Siendo bajista y contrabajista y dedicándote profesionalmente a distintos estilos ¿Qué discos considerarías que han marcado un antes y un después en tu forma de entender el bajo eléctrico y su papel en la música?
El primer disco de “Jaco Pastorius”, ese es para mi “el disco”. Yo venia de escuchar rock progresivo y cuando escuché ese disco recibí un shock tremendo, el sonido, sus líneas, su manera de improvisar, las composiciones…es perfecto.

¿Cuáles han sido y actualmente son tus influencias que te han llevado a definir tu sonido y tu forma de tocar?
Jaco es mi mayor referente. No es que intente copiar lo que el hace ya que es incopiable pero la filosofía del instrumento, el intentar ser siempre creativo, entender las líneas como una segunda melodía, tocar siempre con pasión…

Durante los últimos años has trabajado con muy diversos artistas de estilos muy dispares como Concha Buika, Patax, Israel Sandoval, Jerry González, Dominique Di Piazza,… ¿Dónde te encuentras más cómodo tocando, componiendo o arreglando?
A nivel estilístico donde más cómodo me siento es tocando jazz, groove, motown, hay otros estilos que digamos los “chapurreo” como el latin o el flamenco pero no me considero para nada un experto en ellos.

Una pregunta que siempre me gusta hacer es ¿Cómo enfocas la práctica y estudio diario?
Nunca fui rutinario, soy tremendamente inquieto, las rutinas me cuestan muchísimo. A nivel técnico nunca tuve problemas por lo que nunca tuve que estudiar técnica como tal. Lo que hacia continuamente era sacarme líneas, solos y melodías, sobretodo de Jaco. Aunque no lo creas, una de las primeras cosas que aprendí a tocar en el bajo eléctrico fue “Teen Town”. Soy muy obsesivo, desde el comienzo me obsesioné en tocar como Jaco y me pasaba horas y horas encerrado sacándome cualquier cosa de él.

Hoy por hoy mi tiempo para “estudiar por placer” es muy reducido, por lo que cuando por ejemplo me saco un repertorio, aparte de sacarme mis partes me saco las de los demás en la medida de lo posible, melodía, acordes etc.

3

Durante muchos años has destinado parte de tu tiempo a la docencia y habrás tenido muchos perfiles distintos de alumnos ¿Qué aconsejarías a la gente que está comenzando con el instrumento y quiere dedicarse profesionalmente a este instrumento?
Siempre aconsejo lo mismo, la mejor manera de aprender es copiando, sacándose líneas, solos etc. de los discos. Una cosa que veo muy a menudo es gente que quiere aprender a tocar pero que hasta que yo no les digo que tienen que transcribirse no hacen nada. Hay que ser un poco curioso, si quieres tocar como Wooten sácate lo que puedas de él, como Jaco, lo mismo, no esperes a que los demás te digan que tienes que hacer.

¿Qué cualidades crees que debe tener un buen bajista?
El concepto de buen bajista es muy amplio, para mi hay dos tipos de bajista, el que disfruta siendo parte de sección y hace su trabajo perfecto o el que quiere ser artista. En ambos casos, cualidades, tempo, groove, conocimiento armónico, saber leer.

¿Qué libros y métodos consideras indispensables para la estantería de un bajista?
Soy anti-métodos (risas) En serio, nunca he abierto uno, para mi la mejor manera de aprender es escuchando discos, en los métodos sólo ves notas, pero hay una infinidad de cosas que sólo puedes aprender de los discos, pulsación, sonido, ataque, tempo, ni Jaco, ni Coltrane, ni Miles aprendieron con métodos, ellos escuchaban al resto de músicos, tocaban continuamente, investigaban.

Durante estos años te hemos visto en directo con varios bajos, un Fender Jazz Bass del ’67 y un Fender Jazz Bass Road Worn. La evolución de un músico no es solo la técnica y su forma de tocar incluye también la búsqueda de su instrumento y su sonido, cuéntanos ¿Cómo ha sido en tu caso?
Bueno, como he dicho antes, siempre tuve como referente a Jaco, su sonido en gran parte se debía a su instrumento, el Fender Jazz Bass, por lo que desde muy temprano intentaba conseguir ese sonido. Mi primer bajo fue un Samick, con dos pastillas single coil, aún siendo un bajo barato más o menos conseguía un sonido similar, hasta que por fin conseguí mi “Bass of Doom”, o sea mi Jazz Bass del 67. El Roadworn es una alternativa ya que por un precio muy reducido el sonido que saca es muy muy similar al otro, es un gran bajo, altamente recomendable a cualquiera que quiera ese sonido y no tenga el dinero para comprarse uno antiguo.

Luego por supuesto queda la parte difícil, hacer sonar el instrumento, los Jazz Bass son bajos duros, no son fáciles de hacer sonar, son muy peculiares, responden a las dinámicas de una manera diferente a cualquier bajo moderno, tienen muchísimo ataque que hay que controlar pero son instrumentos fantásticos.  

Actualmente eres endorser de la marca de amplificación Taurus Amps y de cuerdas Aurora Strings, ¿Qué equipo y efectos usas habitualmente en directo y en estudio?
Llevo un Taurus Cube 450, es un amplificador fantástico, tiene un peso muy reducido y un sonido muy limpio y puro. Me ha pasado muchas veces con otras marcas que tengo que estar un rato jugando con la ecualización hasta encontrar mi sonido, en cambio con este fue enchufar el bajo, subir el volumen y empezar a sonar. A nivel de efectos normalmente uso un octavador de Taurus, un Chorus Boreal y un Super Overdrive, el Boss SD-1.

4

Viendo la gira de conciertos que tuviste con el trío BPM junto a Randy Bernsen y Julius Pastorius es obligatorio preguntarte ¿Cómo surgió esta colaboración? y ¿Qué tal resultó la experiencia de compartir escenario y carretera con ellos?

Randy y yo nos conocimos hace unos años en Holanda, y desde entonces nos hemos mantenido en contacto hasta que este verano pudimos cuadrar una mini gira. La experiencia con Randy por ejemplo es increíble, es un músico que ha girado con Zawinul, conoce el estilo mejor que nadie, da mucha seguridad y mucha libertad a la hora de tocar. Con Julius…quizá para mí el haber compartido escenario, carretera, noches escuchando y mostrándonos música el uno al otro, haya sido una de las experiencias más bonitas que haya tenido. Es hijo del para mi mejor músico que ha pisado la Tierra, para mi una experiencia muy chocante.

Recientemente has presentado disco con “Tomás Merlo & The Freepunk Ensemble” ¿Cómo ha sido la experiencia de sacar tu propio proyecto adelante? Cuéntanos un poco como se ha desarrollado el proceso desde la composición de los temas hasta poder llevarlos al directo con una banda.
Una liberación y superación personal. Hacia muchos años que venia con la idea de sacar un primer disco, pero nunca me encontraba satisfecho con la música o mi manera de tocar hasta que formé esta banda.

A diferencia de otros proyectos, con el Freepunk, primero escogí a los músicos y luego compuse una música que fuera acorde con la manera de tocar de los cuatro individuos para que se encontraran cómodos y pudieran dar rienda suelta a su inventiva.

El resultado fue curioso ya que la música que ha salido reflejada en el disco es lo más parecido a lo que escuché en mi adolescencia, hay Jaco pero hay mucho King Crimson, incluso Pearl Jam.

Y para finalizar solo queda preguntarte ¿Qué planes y proyectos tienes en marcha para el futuro?
De momento lo único que quiero sacar adelante es The Freepunk Ensemble y si se puede Randy, Julius y yo queremos grabar, en mayo vamos a tocar a Marruecos y luego veremos si grabamos este año o el que viene.

Álex Casal

0 comentarios en Tomás Merlo
Deja tu comentario