Revista de Bajos

Roger Sadowsky

Es uno de los luthieres más reconocidos en el mundo, su merecida fama es atribuible a la calidad que atesoran sus instrumentos, conseguida a fuerza de escuchar las indicaciones de los musicos que desde 1982 han adquirido sus instrumentos. Su compromiso con la excelencia le ha situado en el Olimpo que ocupa. Nos lo cuenta con detalle en esta entrevista: Roger Sadowsky.

¿Cómo fueron tus inicios en la lutheria antes de fundar tu compañía?Fui aprendiz de Augustine LoPrinzi en 1972. Era una tienda de 5 personas que se dedicaban a las guitarras acústicas. Trabajé con Augie durante casi 2 años. Después, estuve al mando del departamento de reparaciones de una tienda cerca de Filadelfia y tras 5 años allí volví a Nueva York a abrir mi propio negocio.

¿Qué aspectos diferenciales con otras marcas podrías destacar de tus instrumentos que los hacen ser referencia en la industria?Primero debería decir que nunca me propuse hacer bajos. Hacía guitarras antes de empezar con los bajos. Hacía reparaciones, modificaciones y restauraciones para los sesioneros más importantes de NYC desde 1979. Comencé mi propia línea de guitarras en 1980 y los bajos llegaron en 1982. La escena del estudio estaba dominada por 6 instrumentos – Strat, Tele, LesPaul, 335, P-Bass y J-Bass. Era muy difícil conseguir que un instrumentista llevara un instrumento al estudio que fuera diferente a esos, así que comencé construyendo Strats para ganarme así la aceptación en la escena.

Me he ganado la fama trabajando muy duro y con un compromiso por la excelencia. Tengo habilidad para escuchar a mis clientes y entender sus deseos y necesidades.

Como ya has comentado, empezaste haciendo modificaciones. ¿Qué criterios seguías?
A principios de los 80 mis clientes podía comprar una Fender vintage por unos 800 dólares. Les alineaba los trastes o los cambiaba, apantallaba la electrónica y les hacía un buen quintaje, así que por unos 1200-1500 dólares salía una guitarra fantástica. Cuando el mercado vintage comenzó a explotar a mediados de esa década los instrumentos se volvieron muy caros y mi trabajo en ellos los devaluaba. Es ahí cuando decidí construir mis instrumentos.

Fuiste unos de los pioneros en la introducción de pre-amps en bajos pasivos. Ahora es algo muy común pero ¿Cómo diseñaste esa pre-amplificación?
El primer pre-amp que hice fue utilizado por Stars Guitars de San Francisco. Conocí a uno de sus socios, Ron Armstrong, en un seminario de reparación de Gibson en Kalamazoo allá por 1978. Ron se convirtió en mi mentor en cuanto a electrónica. El segundo pre-amp de 2 bandas que instalé fue para Marcus Miller. Cuando se les acabó el negocio volví al Bartolini TCT y en 1990 se lanzó mi propia línea de circuito diseñado por Alex Aguilar y por mí.

Siempre he sido fiel a las dos bandas, boost y EQ con circuito FET. Estos FET son equivalentes a las válvulas. Para ser honesto, nunca he escuchado un circuito op-amp que suene tan bien como un FET. También soy muy precavido con los controles de medios ya que he escuchado a muchos de los grandes fastidiar su sonido por tener demasiado mid boost.

3

La mayoría de tus instrumentos tienen pastillas Custom Design aunque has trabajado con grandes marcas en el pasado. ¿Qué buscas en una pastilla?
Tengo gran relación con muchas compañías como DiMarzio, Seymour Duncan, Carey Nordstrans y Jason Lollar. Cuando busco una pastilla me envian muestras y sigo refinando el diseñado hasta que se asimila a lo que tengo en mente.

Tras la electrónica, es evidente que tu selección de maderas es importante. Muchas compañías buscan maderas exóticas pero tú sigues con las clásicas ¿Por qué?
Debido a mis antecedentes con guitarras acústicas siempre he pensado que el sonido de un instrumento sólido viene de la madera. En mi época de modificaciones y reparaciones observé que los instrumentos más ligeros eran los que sonaban mejor. Creo que es más fácil para la gente relacionar un instrumento de fresno y diapasón de arce con una Fender de los 70 y aliso con palorrosa con una de los 60. También usamos caoba Khaya para algunos cuerpos.

Tras 6000 piezas construidas, uno de mis descubrimientos ha sido que el diapasón afecta más al sonido que el cuerpo. La diferencia entre arce, ébano y palorrosa se aprecia más que diferentes maderas en el cuerpo. Arce es la más brillante y precisa, muy buena para slap. Palorrosa es más dulce y caliente, mejor para fingerstyle. Ébano está en medio pero tiene más punch y más ataque.

Todos tus modelos son bolt-on ¿Qué beneficios aprecias?
En un instrumento con escala Fender, está unión usando arce suena mejor. En escalas Gibson, prefiero la caoba para el mástil.

¿Cómo trabajas en dicha unión?
Las tratamos como si fueran set-necks encolados. Construimos el mástil lo más justo posible para que parezca que usamos cola.

¿Qué nos puedes contar de tu modelo NYC?
En esencia, el NYC es nuestro modelo custom. Ofrecemos una gran variedad de opciones en maderas y acabados. Construimos bajo encargo y también tenemos algunos hechos para stock de nuestra web. Nuestro acabado básico es un satinado con nitro en el mástil y poliester en el cuerpo. También ofrecemos nitro envejecido en nuestro acabado Vintiquity. http://www.sadowsky.com/stock/pop/vintiquity.html

En la línea Metro tenemos 2 mástiles de 24 trastes, en versiones de 4 y 5 cuerdas. No es una cuestión tonal, sino de acceso a los trastes más altos.

4

Esa línea Metro está hecha en Japón. ¿Cómo empezáis esa línea con Kikuchi?
A principios de los 90, mi distribuidor japonés contrató a Yoshi Kikushi, que era el encargado de construcción en Atelier Z. Dejó a su mujer e hijos durante 10 meses para venir conmigo a Nueva York. Al volver a Japón, abrió una tienda Sadowsky en Tokyo. En el 2003 comenzó a construir la línea Metro y el Sadowsky Archtop bajo su supervisión. Está tan obsesionado con la calidad como yo.

El modelo Will Lee es japonés. ¿Cómo surge?
Tenemos versiones Will Lee para el NYC y el Metro. He trabajado con Will durante 30 años. Hace unos años le pregunté sobre la posibilidad de hacerle un modelo y aceptó. Después de un año de prototipos dimos con el modelo. Uno de los mayores obstáculos fue añadirle el boost de medios sin que variara el sonido original Sadowsky y el boost de agudos.

Ofreces Vintage Tone Control en tus modelos Metro y NYC. ¿Cuáles son sus beneficios?
El VTC es como el control de tono en un Fender pasivo. Controla la respuesta de agudos y funciona en modelos pasivos y activos. No ofrezco ningún pote de agudos así que es la mejor manera de controlarlos en un Sadowsky. Encuentro esta manera una manera más musical que el agudo activo.

¿En qué piensas cuando preparas un modelo nuevo?
Los proyectos nuevos vienen cuando un artista al que respeto necesita algo y en ese momento no lo ofrezco. En ese momento decido si puedo ofrecérselo e incluirlo en nuestras ofertas.

¿Cómo definirías la filosofía Sadowsky?“La madera es mi fundamento”. Creo que ofrecer a los clientes el mejor servicio también ayuda. Intento hacer instrumentos asequibles para gente que trabaja de ello. Si lo tuviera que resumir sería “calidad, integridad y servicio”.

Dani Boronat
Agus González-Lancharro

0 comentarios en Roger Sadowsky
Deja tu comentario