Revista de Bajos

Adrián Bartol

Bajista madrileño habitual de la escena musical nacional con bandas y artistas como No Reply, Chila Lynn, India Martínez, Luis Ramiro y Gospel Factory, entre otros. Ha participado también en proyectos que le han llevado a recorrer los escenarios de toda España como el homenaje a Michael Jackson, Forever King of Pop. Recientemente ha entrado a formar parte de la banda de Dani Martín y está inmerso en su gira por España.

¿Cómo surgió tu interés por el bajo eléctrico?
Pues supongo que como la mayoría de los bajistas… Mi mejor amigo tocaba la guitarra eléctrica, queríamos montar un grupo y alguien tenía que tocar el bajo. Al poco tiempo me di cuenta de que era de largo el instrumento que más me gustaba, y desde entonces aquí sigo pegándome con él.

Al poco tiempo de comenzar con el bajo iniciaste tus estudios en la Escuela de Música Creativa de Madrid ¿Cómo fueron esos años de inicio en tu carrera?
Entrar a la EMC además de ayudarme a tener una formación completa como músico, fue una forma de ponerme en contacto con muchas otras personas que como yo, estaban empezando con su instrumento y sentían pasión por la música. Es cierto que hoy en día en internet uno tiene prácticamente todo el material que necesite para formarse, pero las escuelas tienen ese factor humano de compartir experiencias, discos, conocimientos… que es insustituible. Lo cierto es que todo el trabajo que he hecho como músico, de manera directa o indirecta ha salido de la gente que conocí en esa etapa de formación. De hecho hoy en día tengo la suerte de seguir trabajando con muchos de ellos.

Has asistido a multitud de masterclass y clinics con grandes músicos como Pepe Rivero, Steve Smith, David Fiuczynski, Ron Jackson, Richard Galliano, Carles Benavent, Gary Willis y Tal Wilkenfeld entre otros. Cuéntanos como has sido la experiencia de estar con bajistas de primera línea y quien de ellos te impresionó o aportó más.
Lo cierto es que siempre me ha gustado asistir a masterclass aunque ya hace años que no tengo oportunidad de ir a ninguna. Pienso que es una gran ocasión de ver como enfocan la música otras personas, y una oportunidad de que incorpores lo que te parezca más interesante a ti mismo y tú forma de tocar. Es igual si la persona toca tu mismo instrumento o no, como ves, en esa lista hay también guitarristas, baterías, pianistas y hasta un acordeonista.

Si tuviera que elegir cual me gustó más, te diría que David Fiuczynski. Me encantó como abordaba la música. Para él no había bien o mal, sino mas cerca o mas lejos de la armonía y como eso crea sensaciones en el oyente.

2

¿En qué momento te diste cuenta que comenzaste tu carrera como músico profesional?
Bueno, eso es una cosa que empieza poco a poco. Mi primer contrato como músico fue en 2006, y poco a poco fueron saliendo giras pequeñas o medianas y grabaciones, pero el momento que siento que fue un punto de inflexión en mi carrera fue en 2010 con el musical Forever King Of Pop.

Estuve dos años trabajando con músicos y artistas excepcionales lo que significó un gran salto para mi tanto a nivel tanto musical como personal. Por un lado me ayudo mucho a mejorar mi técnica, mi tiempo, y sobre todo, mi sonido. Fue una etapa en que probé mucho equipo sobre el escenario, y con tanta rutina, cada pequeño cambio, aunque fuera solo cambiar de marca de cuerdas se notaba muchísimo.

Por otro lado a nivel personal aprendí lo que era una gira de verdad: pasar la mayor parte del tiempo fuera de casa, convivir muchos meses con otra gente, subirte al escenario cada día y dar el máximo sin importar si es el primer bolo o el número mil…

Tocando para distintos artistas y proyectos de diferentes estilos tienes que adaptar tu forma de tocar y tu sonido a lo que se requiere en cada momento ¿Cuáles han sido y actualmente son tus influencias que te han llevado a definir tu sonido y tu forma de tocar?
Lo cierto es que siempre he sentido que los músicos de nuestra generación hemos tenido la mala suerte de crecer en ese momento en que toda la industria musical se empezó a venir abajo.

El número de giras y grabaciones cada vez era menor por lo que te obligaba a tener que prepararte muchos repertorios de diferentes artistas y estilos para poder trabajar y ganarte un sueldo. Por un lado esto era muy enriquecedor, porque te obligaba a ser muy versátil, y te daba la oportunidad de experimentar e introducir el lenguaje y recursos de ciertos estilos en otros, pero por otro lado, tener en la misma semana bolos de rock, flamenco pop, funk,… me hacía sentir que al final no sabia tocar absolutamente nada en condiciones, y probablemente así fuera.

Hoy por hoy, fruto de todos estos años siento que puedo amoldarme a repertorios muy diferentes y hacer un gran papel, adaptando tanto mi forma de tocar, como el equipo que voy a usar, dentro de que al final el que estoy tocando soy yo claro.

Nombra que discos y bajistas han influenciado en tu forma de tocar el bajo
La verdad es que la lista puede ser interminable, pero así los primeros que me vienen a la cabeza en cuanto bajistas serían Pino Palladino, James Jamerson, Jaco Pastorius (¡cómo no!), Sharay Reed, Paolo Costa, Janek Gwizdala, Jimmy Johnson… En cuanto a discos se me ocurren Voodoo de D’angelo, Where the light is de John Mayer, There is nothing left to lose de Foo Fighters, Thriller de Michael Jackson, Bright Size Life de Pat Metheny…

¿Cómo te definirías como músico y que cualidades admiras de otros bajistas? Y a nivel musical ¿dónde te encuentras más cómodo tocando, componiendo o arreglando?

Creo que soy bastante versátil, y se adaptarme al sonido de la banda sin sacrificar mi propia voz con el instrumento. También me considero un músico que escucha lo que esta pasando sobre el escenario e intenta que todos suenen mejor. En otros bajistas busco lo mismo que en mi mismo, buen tiempo, buen sonido, y buen gusto. Un trabajo de toda una vida me temo.

A nivel musical me siento mucho más cómodo tocando que haciendo cualquier otra cosa. He estudiado muchos años armonía, composición y arreglos, pero por una razón o por otra nunca le he dedicado las horas que le he dedicado a mi instrumento. Tengo los conocimientos, pero no la experiencia.

3
En el momento de preparar un arreglo o sacar una línea para un tema o incluso al hacer un solo, ¿Qué factores son los que te llevan a encontrar la línea perfecta, te apoyas en la melodía, en la rítmica o te dejas llevar por el momento?
Lo primero en lo que pienso siempre es en la batería. Bajo y batería tienen que ser uno y caminar juntos. Si eso está, tienes la mayor parte del trabajo hecho. Una vez empastados, intento hacer líneas que sean melódicas y que aporten algo a la canción pero sin pisar a los demás.

La diferencia entre una línea de bajo interesante y que hace caminar al tema con una que en la que tocas alguna nota de más y molestas es finísima, y no siempre es fácil encontrar ese equilibrio.

Algo que siempre os pregunto ya que en la vida de un músico es importante su trabajo diario es ¿Cómo enfocas la práctica y el estudio?
Hace años me lo organizaba. Hacía un rato de lectura, otro de transcripción, técnica,… pero es un método que me he dado cuenta que no me funciona. Hoy por hoy lo que busco es algo que me motive a sentarme con el bajo y echarle todas las horas del mundo. A veces es transcribirme un tema, otras veces estudiar algo de técnica interesante, otras veces solear… La cuestión es pasar horas con el instrumento.

Compaginas tu actividad como músico de directo y estudio con la docencia ¿Que recomiendas a los alumnos que empiezan con el instrumento y aspiran llegar a un nivel profesional?

Es fácil, que disfruten tocando. Cuando te lo pasas bien haciendo algo no quieres parar de hacerlo, y dedicarse a la música implica toda una vida de aprendizaje y sacrificio.

Que le dediquen todas las horas del mundo, que escuchen mucha música, que toquen con otra gente siempre que tengan la ocasión, que se pongan objetivos realistas pero desafiantes, y perseveren hasta lograrlos, y sobre todo, que mantengan los oídos siempre abiertos.

4

Los que hace tiempo que te seguimos te hemos visto por los escenarios con distintos instrumentos, desde un seis cuerdas Ristola, varios Musicman, un cinco cuerdas de Marín Cano y actualmente varios Fender Precision ¿Cuéntanos un poco sobre ese fondo de armario de instrumentos y que te aporta cada uno de ellos?
La verdad es que he pasado por muchas etapas en cuanto a equipo. Le doy mucha importancia a mi sonido, y como he tenido que tocar muchos estilos, al final me he hecho con bastantes bajos… El Ristola Exotic es un bajo increíble, y lo usé de manera exclusiva durante dos años, hasta que me di cuenta de que no estaba hecho para las seis cuerdas. Tengo unas manos muy pequeñas y eso me limitaba mucho técnicamente. Aún lo conservo porque es un instrumento increíble, pero hace años que no lo toco.

Luego tengo un Ken Smith BSR de cinco cuerdas con el que puedes volar. Muy cómodo, con 16mm entre cuerdas y ese sonido medioso Ken Smith tan mítico.

También tengo un Jazz Bass Marín Cano de cinco cuerdas que es espectacular. Ligero, cómodo, y con esa pegada de los power Jazz Bass. Manolo es un genio.

También hay por ahí un Stingray Classic 5 que esta a medio camino entre un Jazz Bass y un Precision y que suena de muerte.

Por último, que valga la pena destacar, tengo un par de Precision, uno American Vintage reedicion del 62 calzado con cuerdas roundwound, y la última adquisición, uno original del 69 calzado con cuerdas flatwound. Estoy enamorado de los dos.

Como ves, en el pasado era de un sonido muy moderno, y ahora estoy loco por el sonido vintage, más clásico. En la lista de la compra están un Jazz Bass y un Mustang vintage, pero esto ya es puro vicio, para que engañarnos.

Actualmente eres endorser de TC Electronic, Ernie Ball, Mono Cases y A-Design Audio ¿Qué equipo y efectos usas habitualmente en directo y en estudio?
Para salas pequeñas suelo usar el RH450 o el Classic y una pantalla RS112. Para cosas más grandes tengo un par de pantallas RS210. También uso una D.I. a válvulas llamada REDDI que es una autentica pasada. En cuanto a cuerdas uso siempre Ernie Ball, sobre todo la serie Cobalt que han sacado hace nada y que me encanta.

Pedales tengo muchos de mi etapa en el musical Forever King Of Pop, porque tenía que sacar muchos sonidos rollo sintetizador. Tengo octavadores, delays, reverb, chorus, distorsion, overdrive… y el más importante de todos, el X-Blender de Xotic, pedal que entre otras cosas hace de bucle de efectos. Me permite la posibilidad de pasar por todos lo pedales o de no pasar por ninguno, evitando así la perdida de señal y color del bajo al pasar por una cadena tan larga.

¿Qué tal está siendo la experiencia de formar parte de la banda de Dani Martín junto a otros grandes músicos recorriendo toda España?
La verdad es que no podía estar más contento. Me siento muy afortunado de estar rodeado de tanto talento, y en un proyecto tan bonito. Me siento muy bien tratado y valorado por todos y cada uno de ellos, lo que te hace salir a cada concierto al 110%.

Y por último ¿Qué planes y proyectos tienes en marcha para el futuro?
La verdad es que ahora mismo la gira me tiene bastante absorbido, pero tengo ganas de retomar el contrabajo y poder dedicarle las horas que se merece. Por otro lado hay un par de proyectos que tengo en la cabeza, pero aún se están gestando. Espero poder daros más detalles muy pronto.

Alex Casal

0 comentarios en Adrián Bartol
Deja tu comentario