Revista de Bajos

Reparación del alma de un bajo

Hola a todos, en este artículo hablaré sobre diferentes formas de solucionar la rotura de un alma, no pretendo que este artículo sea un tutorial de reparación de este tipo de problemas ya que para realizar esta clase de arreglos hay que conocer bien muchos factores como serían, el tipo de alma que lleva el instrumento, el problema por el que puede haberse roto, la posible solución y además de esto, habría que saber las técnicas de trabajo y materiales teniendo la herramienta necesaria. Lo mejor es dejar el tema en manos de alguien cualificado si no tenemos conocimiento y control de todos estos factores.

La idea es ilustrar y explicar de una manera simplificada como reparamos estos problemas.

Como muchos conoceréis hay instrumentos que llevan el alma insertada por la parte trasera, guitarras y bajos tipo Fender suelen llevar la típica “cola de mofeta” detrás del mástil, es una tira de madera oscura que cubre el canal por donde se insertó el alma en el mástil, normalmente de madera de nogal o de paoferro. En estos instrumentos se puede realizar la reparación extrayendo el alma por la parte trasera, esto supone una ventaja ya que no habría que levantar el diapasón para acceder al alma, tal y como os mostraré algo más adelante en una reparación realizada a un bajo Fender Jazz Bass.

El otro ejemplo es una reparación sobre un bajo Pedulla que llevaba el alma insertada debajo del diapasón con lo cual para la reparación hubo que levantar y sustituir el diapasón por uno nuevo.

Un bajo Fender Jazz Bass

Llegó hasta mi taller un Jazz Bass con la varilla del alma partida en la zona donde se coloca el tornillo de ajuste, se había partido a ras de la madera. Podéis ver la foto  donde se puede ver como estaba partida.

Foto 1

En algunos casos si el alma funciona correctamente se puede reparar haciendo que la varilla asome un poco sobre la madera que la envuelve y logrando que rosque de nuevo el tornillo, pero en este caso después de hacer algunas pruebas resultó que seguramente la causa de la rotura era fruto, por un lado de que el mástil estaba bastante curvado y requería tensar bastante la varilla para volverlo al sitio, por otro lado a que el alma estaba pegada al canal que la aloja, debido seguramente a un exceso de adhesivo, esto hizo que al intentar tensarla y no obtener resultado se sobre-tensara demasiado, al final después de apretar en exceso se partió la varilla .

Después de desmontar el mástil del cuerpo y quitar todas las piezas del clavijero, había que acceder al alma. Con una fresadora tipo Dremel fuimos eliminando parte de la madera de la “cola de mofeta” que cubre el canal del alma, es una tarea delicada ya que en un descuido o si se nos va de la mano la fresadora, podemos dañar la parte trasera del mástil que sería difícil de reparar. Podéis ver en la  como queda el mástil cuando se va eliminando esta tira de madera, la idea es quitar la mayor parte de ella y después retirar con mayor cuidado los restos que están adheridos en el lateral del canal.

Foto 2

Una vez retirada, accedimos al alma y como suponía estaba pegada debido a que el adhesivo había rellenado la ranura de la varilla, después de pelear un rato por fin sacamos el alma .

Foto 3

Lo siguiente era limpiar bien la ranura y los laterales del canal donde se alojaría la nueva alma, después preparar un alma nueva del tipo vintage, que es el tipo de alma sencilla que lleva un tope en el extremo.

También era necesario hacer una nueva tira de madera para reemplazar la tira original que habíamos destruido previamente para poder sacar el alma rota, con una lámina de madera de palorrosa calibrada al espesor necesario, recortamos uno de los lados con forma curva, ya que el fondo de la ranura del alma en el mástil es curvada, el extremo que esta mas cerca de la pala se redondeó para que casara perfectamente con el final de la ranura, después de las oportunas pruebas para ver que casara bien ya estaba lista.

Con todo ya preparado, el siguiente paso era colocar el alma en el canal y ver que ajustaba bien, preparar la tira de palorrosa con adhesivo, con mucho cuidado de no poner exceso de este y evitar así que se quedara pegada de nuevo al alma, colocar la tira con gatos de apriete y dejarla el tiempo necesario para que el adhesivo se secara correctamente.

Foto 4

Después de esperar el tiempo necesario retiramos los gatos y rebajamos el exceso de palorrosa que sobresalía del mástil hasta dejarlo liso, al tacto, a ras de la madera del mástil . En esta operación además decapamos el mástil lijándolo por completo excepto la pala por su parte delantera para así conservar el logo original.

Foto 5

Con el mástil ya totalmente lijado, el diapasón y la pala tapados con cinta, ya estaba listo para ser repintado y dejarlo inmaculado, después del proceso de barnizado, posterior secado, lijado al agua y pulido, el mástil estaba ya listo.

Foto 6

Foto 7

Este mástil en cuestión, también requirió un nivelado de trastes ya que la deformación del ultimo tramo del diapasón era grande y los últimos trastes hacían como rampa hacia arriba y las ultimas notas se apagaban incluso con el bajo ajustado con una acción tirando a alta, después del nivelado quedó perfecto. En algunos casos no se requiere nivelar los trastes ya que el diapasón y el entrastado están bien.

Un bajo Pedulla

El segundo caso era una bajo Pedulla en el cual el alma se había deteriorado en el extremo desde donde se ajustaba, se había quedado como bloqueada y después de probar todos los recursos posibles y no obtener resultados, hubo que tomar la decisión de levantar el diapasón para cambiar el alma. Esta operación también es delicada ya que para desencolar un diapasón se requiere usar calor para ablandar el adhesivo que se usó para encolarlo, con lo cual hay que aplicar el suficiente calor para ir reblandeciendo la cola pero sin dañar el mástil, con la ayuda de una fina espátula y mucha paciencia se va desencolando el diapasón procurando que no se deforme el mástil con el uso del calor.

Una vez retirado el diapasón la mecánica de extracción del alma fue la misma que en el caso anterior ya que el alma también llevaba una tira de madera cubriéndola, así que el proceso fue idéntico. Lo siguiente era preparar un diapasón nuevo, preparar el alma una vez reparada para colocarla de nuevo y preparar también la tira de madera que la cubriría. El proceso de colocar el alma y el filete de madera y posteriormente rebajar el sobrante, era el mismo que en el caso del Jazz Bass.

Era hora de colocar el nuevo diapasón,

Foto 8

dejándolo encolar con los gatos colocados durante unos días, después de repasar el diapasón y comprobar su radio y superficie llegó la hora de colocar trastes nuevos

Foto 9

 

nivelarlos y barnizar el mástil para dejarlo acabado.

Foto 10

Foto 11

Como podéis imaginar este segundo caso fue más complicado y costoso de reparar que el primero, en cualquier caso este tipo de reparaciones es delicado dado que el mástil es una de las partes más importantes de los bajos, dependiendo de cómo este el entrastado y como funcione el alma, los instrumentos se pueden ajustar mejor y dejar más cómodos para el interprete, permitiendo usar el instrumento con comodidad.

La razón de que estas reparaciones sean costosas, es la laboriosidad que se necesita, debido a que se requiere mucho cuidado y paciencia para ciertas partes del proceso, la necesidad de repintado con lo que eso supone en cuestión de tiempo y además en muchos casos la necesidad de hacer trabajo de trastes bien nivelando o cambiándolos. Si todo esto se realiza correctamente nuestro instrumento quedará igual e incluso mejor que nuevo.

Espero que todo esto os pueda servir para conocer más sobre nuestros instrumentos y comprender mejor el funcionamiento, los posibles problemas que se pueden presentar, así como las diferentes soluciones que se pueden dar a dichos problemas.

Hasta pronto.

Toni Fayos

0 comentarios en Reparación del alma de un bajo
Deja tu comentario