Revista de Bajos

MXR Bass Octave Deluxe

MXR es considerada una de las marcas pioneras del mercado de los pedales de efecto caracterizándose por sus diseños sencillos, de pequeño tamaño y ser 100% analógicos. Nació en 1972 formada por Keith Barr y Terry Sherwood que rápidamente popularizaron sus primeros diseños de pedales, el Phase 90, Distortion Plus, Dynacomp y el Blue Box. Michael Laiacona se unió a este equipo al poco tiempo y tuvo un papel clave en la evolución de las ventas de la marca. Más tarde Keith Barr dejó MXR y paso a fundar otra de las compañías claves en el desarrollo de efectos, Alesis.

En 1987 la compañía fue adquirida por Jim Dunlop, que a día de hoy continúa produciendo las mismas unidades de efectos originales junto con las nuevas incorporaciones a la marca como son la línea de pedales dedicados exclusivamente al bajo.

El M288 Bass Octave Deluxe es el pedal octavador para bajo de MXR que como característica que lo diferencia del resto de octavadores nos ofrece dos sub-octavas independientes con las que poder trabajar además de poder combinar con la señal original de nuestro bajo.

2

Construcción

El Bass Octave Deluxe se presenta en una carcasa de aluminio resistente y ligero, con un formato muy cómodo para integrar en la pedalera junto con el resto de efectos. Cuenta con dos entradas, el switch de encendido y 3 potenciómetros para modular el efecto junto a un switch en el panel superior para un realce en los medios.

El pedal cuenta también con true-bypass, lo que significa que la señal no pasa por los circuitos internos cuando el pedal está apagado.

El M288 utiliza la tecnología Headroom Constant (CHT), que es esencialmente una regulación del voltaje diseñada para mantener un suministro constante al circuito a 18 voltios, manteniendo así el correcto funcionamiento aún cuando la energía de la batería comience a bajar. El CHT también protege contra las inversiones de la polaridad por una incorrecta conexión a una fuente de alimentación y contra tensiones alternas.

Canales y controles

El pedal cuenta con dos circuitos independientes que producen dos sub-octavas distintas y nos permite combinarlas entre sí o utilizarlas de forma individual, obteniendo así una amplia variedad de sonidos. En el panel frontal del pedal encontramos los tres potenciómetros que nos permitirán modificar el sonido de las dos sub-octavas y de la señal original de nuestro bajo.

El primer circuito es el denominado “GIRTH”, este puede ser descrito como una octava con un carácter suave y profundo, mientras que el circuito “GROWL” crea una voz que contiene una mayor variedad de armónicos, con un tono más gutural, como un “gruñido”, aportándole más “grano” al sonido.

El tercer potenciómetro “DRY” es el que permite regular la cantidad de señal original del instrumento que queremos que suene, situándolo a la izquierda solo escucharemos el efecto de las octavas y al contrario mantendremos el 100% de la señal.

El botón “MID+” es un booster de las frecuencias medias sobre la señal original del bajo.

Mediante dos interruptores en el interior del pedal se puede elegir por un lado que frecuencia realzar entre los 400 y los 850 Hz y por otro el nivel del realce entre 4 y 14 dB. Con este botón se busca obtener una mayor definición en la señal original para diferenciarla de las octavas.

3

 

Sonido y conclusiones

Como decíamos al principio la característica que destaca al M288 de otros octavadores son las dos sub-octavas que nos proporciona el efecto, permitiendo además mezclar el sonido de ambas junto con la señal original del bajo. Esto nos proporciona un abanico muy amplio de sonoridades, desde el efecto de sintetizador combinando las octavas, un sonido de octava con cierto tono saturado sin necesidad de añadir ningún efecto extra mediante la sub-octava “GROWL” y tonos con carácter más “funkero” al utilizar la octava “GIRTH”.

El otro detalle que le da un punto al pedal es el booster de medios, que nos realza y define la señal del bajo original para poder mezclarla con mayor comodidad con las octavas sin perder definición.

Algo que para mi es necesario en la mayoría de efectos es el poder combinarlos con la señal original, esto nos permite no perder la pegada y la definición del bajo en la mezcla con la banda, algo que a veces sucede con algunos fuzz por ejemplo, ensucian nuestra señal de forma que se difumina con el resto de instrumentos y desaparecemos de la mezcla.

Algunos amplificadores trabajando a través del loop de efectos nos permiten mezclar la señal original, pero por supuesto es de forma homogénea para todos los efectos y en muchos casos perderemos el sonido que buscamos con cada pedal.

Como conclusión este pedal es una herramienta indispensable para todo bajista que quiera darle una nueva dimensión de sonidos a sus líneas, buscando sonidos cercanos a sintetizadores, una nueva definición en sus solos o realzar riffs potentes con una sub-octava.

Álex Casal

0 comentarios en MXR Bass Octave Deluxe
Deja tu comentario