Revista de Bajos

Mariano Martos

Mariano es un bajista de origen argentino que comparte su actividad profesional entre Argentina y España. Lo podemos considerar como un bajista especialista en flamenco aunque trabaja en diversos estilos, comparte su actividad como bajista instrumentista con la docencia parcela en la que es autor de varios trabajos. Charlamos con él para que nos contara como se inició, su carrera, su relación con la música y los instrumentos. Amigos: Mariano Martos.

¿Cuándo comenzaste a tocar el bajo? ¿Cómo fueron tus inicios?
Nací en Buenos Aires, Argentina. Viví en Barcelona 20 años y ahora vivo mitad de año en cada sitio. El bajo lo cogí a los 16 años porque en mi barrio había cientos de guitarristas y ningún bajista. Mis amigos (que fueron con los que empecé a tocar en grupo) me propusieron tocarlo y yo erróneamente pensé:”Tiene menos cuerdas, es grave, eléctrico, debe ser mas fácil de tocar” (risas).

Pero empecé a tocar desde niño. Mis abuelos, de parte de madre eran gallegos y de parte de padre andaluces. Me regalaron una guitarra española cuando yo era muy pequeño (quizás 6 o 7 años). Y a partir de ahí nunca la dejé de tocar. Me relacioné con ella desde un lugar lúdico y poco a poco me fui sumergiendo en ella, hasta llegarla a tocar y conseguir un sonido que me permite hoy en día componer, producir, etc.

¿Cuál fue ese día que te diste cuenta que ibas a ser profesional de la música?
No lo recuerdo exactamente, ¡Quizás el primer día que cobré por tocar! (risas). Como te dije antes, soy de Buenos Aires y en aquellos años, los chavales casi teníamos que pagar para poder tocar. Quizás cuando llegué a Galicia en 1989 y comencé a tocar en orquestas de baile, no sé.

2

¿Qué influencias tenías por entonces y cuales tienes ahora?
Mis influencias son tan variadas y diversas como lo es la sociedad en la que me crié, que tiene una mezcla de gente de todos los sitios del mundo. Si me pongo a pensar, realmente me puedo considerar un músico que nació dentro del rock argentino (con todas las influencias de UK y USA, ¡claro!). Mi padre era ingeniero, pero tocaba el piano muy bien, tocaba tango y clásico. Así que me crié musicalmente como un chico de barrio y tanto el tango como el folklore de Argentina siempre estuvieron muy presentes en mí. La música de Brasil y Cuba también.

Ahora mismo, mis máximas influencias son más de “compositores” y no tanto de “instrumentistas” sobre todo de gente de África (Mozambique, Angola, Cabo Verde, etc) y de latinoamérica, fundamentalmente Brasil, por ejemplo músicos como Joao Bosco, Lenine, más contemporáneo como: Hermeto Pascoal y Egberto Gismonti

La música actual que se hace en Argentina también me interesa mucho, por ejemplo: Guillermo Klein. Y en España Chano Dominguez, Guillermo McGuill, Agustí Fernández, etc. Y obviamente el flamenco: Paco de Lucia, Camarón, Carles Benavent, etc. y la gente de mi generación: Chicuelo, Miguel Poveda, Duquende.  De los más jóvenes me gusta mucho Diego del Morao y cantando Montse Cortés.

Dinos tres discos que consideres esenciales para un bajista.

Te digo más, si se puede…

  1. Jaco: (el primer disco de Jaco Pastorius)
  2. Brigth Size Live: Pat Metheny.
  3. Que alegría: John McLaughlin.
  4. Grupo Amalgama & kamatataka College of Percussion, fusion con: Antonio Ramos, Jesús Losada, Juan Parrilla, etc.
  5. Agüita que corre: Carles Benavent
  6. Veloz hacia su sino: Jorge Pardo
  7. Las cigarras son quizás sordas: Jorge Pardo
  8. I frikya: Karim Ziad
  9. Brigado gente: Joao Bosco

No me lo preguntaste, pero los bajistas que más me gustan son: Antonio Ramos, Javier Colina, Carles Benavent, Dominique di piazza, Kai Eckhardt, Linley Marthe, Michel Alibo, Guillermo Vadala, Daniel Maza, Nico Assumpção .Ney Conceição, Oscar Stagnaro. Quizás me olvidé de alguno más. De todas formas, fíjate que toda esta gente que te nombro tiene distintos orígenes y personalidades, pero los une una forma de tocar. La música no tiene fronteras, ni aduanas.

3

¿Cómo ha sido tu formación?, ¿Eres autodidacta?, ¿Tienes estudios formales?
Básicamente soy autodidacta, pero empecé estudiando bajo con Bucky Arcella. Armonía con Jordi Torrens. Con Rafael Cañizares estudié flamenco y tomé algunas clases de bajo flamenco con Carles Benavent. Estudié un poco de solfeo, armonía en una escuela de galicia llamada “Estudio Escola de Música”. Pero me eduqué en la práctica pura y dura, desde la supervivencia diaria, no sé… aprendí a leer música cuando me di cuenta de que esto me permitía pagar el alquiler, o poder comer. No hay mejor “motor” para poder aprender bien, que lo mueva a uno alguna de estas necesidades básicas.

¿Cómo te encontraste con el flamenco? ¿Te resultó difícil interiorizar el lenguaje?
Mis abuelos paternos eran andaluces, viví entre el flamenco toda mi vida, mezclado con el tango, el folklore, el rock, el jazz y la música latina. Con mi padre y mi abuelo íbamos a ver a Paco cuando tocaba en Buenos Aires y a Ruben Blades o Piazzolla también, por darte un dato. Pero al flamenco para tocar, me lo encontré allá por el 92 y por casualidad, gracias a Marcos Teira, guitarrista flamenco gallego. Fue él quien que me enseño todo al principio. Después vino Rafael Cañizares del cual aprendí mucho también. Luego el aprendizaje llegó más de la práctica y del estar con buenos músicos. Si… me costó mucho interiorizar y aprender el lenguaje, pero valió la pena.

Desde tu punto de vista ¿Qué espacio debe ocupar un bajista en el entorno de un grupo, base rítmica, participar melódicamente?
Los dos espacios están bien, siempre y cuando se justifiquen para la música que se está haciendo sonar en el momento. El flamenco junto con Carles, me fascinaron precisamente por eso, porque el bajo flamenco tiene muchas posibilidades de ”localización”: puede hacer bases, melodías, contrapuntos, segundas voces, o no tocar nada, esto último es bien raro y al principio fue difícil de entender, para un bajista que viene del rock y toca latín, jazz, etc., como es mi caso.

En realidad el bajo, aparentemente, no es un instrumento muy flamenco, Carles Benavent ya nos contaba lo que le costó que le aceptaran los puristas cuando tocaba con Paco ¿Cómo llevas eso?
Mira, el bajo es un instrumento, el flamenco un genero musical, no hay ningún problema con esto, se conjugan perfectamente. El flamenco ya funciona bien con los instrumentos que tiene, pero eso no tiene que ser un impedimento para añadir otros siempre y cuando haya estudio y respecto. Es difícil el tema de “los puristas”, pero al final, llegué a la conclusión de que lo único que me importa, es hacer bien mi trabajo y con respeto. Y acerca de las opiniones, sólo me importan las de la gente que me interesa, nada más. Si… sé que a Carles le costó, a mí también, pero pienso que la música compensa esto, el flamenco es una música gigante, riquísima rítmicamente y muy pícara e inteligente a la hora de resolver cuestiones musicales como: forma, tiempo, tono, velocidad, lírica, etc. Un tema largo… pero a la larga, lo que más me compensa, es el haberme encontrado (y seguirme encontrando) con grandes músicos de los que he aprendido, y que “los puros sólo los usan para fumar”, como dice Antonio Carmona. (Risas) Pienso que “lo puro” es una mezcla también. Más antigua, que pudo haberse perdido el rastro de su comienzo, pero es difícil negarse a ver, que la vida misma es una mezcla. Fíjate el agua, dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, sin ir más lejos…

Has trabajado con muchos grandes del flamenco ¿Recuerdas alguno que te marcara en especial?
Si claro, Chicuelo porque me enseño a tocar sólo lo que se necesita, ni más ni menos. A Juan Manuel Cañizares porque me empujó a tocar mi instrumento hasta un punto que ni yo me hubiese imaginado. También a Miguel Poveda y Duquende, con ellos dos entendí el flamenco…

4

¿Cuatro, cinco o seis cuerdas?
Todos, ¿Por qué no? Y fretless, acústico también. Todo lo que se necesita para hacer sonar a la música que se tiene que tocar, y para sacar el sonido que uno lleva adentro. Yo no uso de 5 pero no por nada en especial, ya con el 6 y el 4 me arreglo por ahora.

¿Qué bajos estás usando ahora mismo?
Los Warwick porque soy endorser: tengo dos Streamer Stage: uno de 4 y otro de 6 cuerdas. Uso un fretless Ibanez “Musician” comprado por mi en los 80 y un acústico chino que ni marca tiene, pero que salio buenísimo. Lo uso mucho cuando toco para compañías de baile flamenco, por la estética semejante a la guitarra y su sonido unplugged.

¿Cuál fue tu primer instrumento? ¿Lo conservas?
El que te comento antes, un Ibanez musician año 85 que ahora es fretless, pero que en sus comienzos tenia trastes. Lo conservo porque es mi talismán, mi compañero de viaje, un amigo.

¿Qué características debe reunir un bajo para que forme parte de tu equipo? ¿Cuál sería el bajo ideal?
Bueno… priorizo mucho en cinco cosas básicas:

1). Que no pese mucho (ya estoy mayor, jaja)

2). Sonido Bartolini. Es el que más me gusta, con un mic en el bridge y otro en el medio del cuerpo               .

3). Que el mástil tenga ébano y trastes pequeños

4). Que sea neck through body (mástil a través del cuerpo), porque es más estable para los cambios de clima, cuando estás de gira.

5). Cuerdas de níquel con la cuerda G en 0.40 y sucesivas. Uso las D’Addario EXL 220 de las cuales soy endorser también.

¿Nos puedes contar algo sobre la amplificación que llevas? ¿Usas pedales?
Soy endorser de los amplis EBS, son maravillosos. Tengo el modelo EBS Drome de 150w combo w/15″ tweeter. También tengo el previo Micro Bass II. Por otro lado soy endorser de Korg y tengo la pedalera AX3000B. Un pedal de volumen Boss, y un octavador Boss, el OC3. Para tocar flamenco no uso ninguno, solo el de volumen.

Mantienes una actividad docente también ¿Qué te aporta? ¿Te gusta impartir clases?
Me gusta mucho dar clases porque yo aprendo también, y sobre todo porque la respuesta y el contacto con la gente son más directos. Me explico, por ejemplo: si uno toca en un show y en ese momento una pareja se enamora y a la larga terminan teniendo nietos, uno no se entera jamás de eso. Pero al dar clase, no sólo me siento útil, si no que además, la respuesta de la gente se ve y siente continuamente, es muy guapo y enriquecedor y más hoy en día con el mundo interconectado que tenemos.

5

 

Tienes editado un Método de Bajo Flamenco y un clínic en DVD ¿Qué nos puedes contar al respecto?
Bueno, gracias a la gente de RGB – Flamencolive de Madrid pude “dar a luz” un trabajo que sólo pretende mostrar algo sobre lo que sé y que vino a llenar un hueco, ya que faltaba información acerca del bajo flamenco. La realidad fue que a ninguna persona de mi generación nos quedó otra, que ser autodidactas en esto, por entonces. Estos trabajos nacieron de la experiencia y también de la necesidad que yo tenía de “transmitir” con veracidad la información. Son teoría, si… pero nacieron de la práctica, que no es lo mismo si lo planteas al revés. Así que hoy en día cualquier chaval de España o del mundo, si quiere adentrarse un poco en el flamenco con el bajo, ahí esta ese material que le sirve para poder empezar. En un material que uso mucho para mis clases on line, tengo alumnos de todo el mundo. Hablando de cosas editadas, también tengo un disco solista con temas propios llamado: “Un compás antes que suene el despertador”

¿Cuáles son tus proyectos a corto plazo?
Estoy terminando el segundo volumen de mi libro, el cual hablaré de los palos que me faltaban.

También estoy trabajando junto a Marcos Teira en un libro que mostrará “Standars del mundo aflamencados” en el cual tocaremos piezas de jazz, música del Brasil, Argentina, Venezuela, Cuba, etc. que las pasamos a ritmos del flamenco. Por lo demás, hago muchas sesiones de grabación para gente del mundo, porque tengo mi estudio en casa.

También dirijo producciones artísticas. Hace poco terminé la producción del primer disco solista de un guitarrista flamenco argentino, que se llama Rodrigo González, quedó muy guapo, porque además, en Buenos Aires hay gitanos cantaores (y payos también) y bastantes músicos que se dedican al flamenco. Y como bajista, siempre intento sumarme a proyectos de músicas que me gustan.   Ahora mismo estoy tocando en Argentina con músicos muy interesantes como: Alejandro Oliva, Cecilia Zabala, Omar Giammarco, Cardenal Dominguez. Y en España sigo con Chicuelo, Miguel Poveda, etc.

José Manuel López

 

0 comentarios en Mariano Martos
Deja tu comentario