Revista de Bajos

Fernando Lamadrid

Fernando es un bajista joven, estudioso del instrumento y su forma de tocarlo. De mente inquieta, su curiosidad le ha llevado a profundizar en un amplio número de estilos musicales. Acompaña a un buen número de artistas diversos, algo que puede hacer por su versatilidad como bajista y además tiene su propio proyecto personal, pero mejor que nos lo cuente el mismo…

¿Qué te llevó a elegir el bajo como instrumento?
Bueno pues la verdad que un cúmulo de casualidades, en principio empecé con la guitarra española, más tarde me dejaron una guitarra eléctrica cuando tenía 14 años y realmente me encantó pero tuve que devolvérsela a su dueño, claro. Entonces pensé en comprar una de segunda mano pero un amigo que ya tocaba la guitarra me dijo:  ¡Cómprate un bajo y así podemos tocar juntos! Tiene 4 cuerdas y suena grave, ya verás como mola… en esa época tuve que ahorrar durante mucho tiempo (un año más) lo que significaba no salir a divertirme porque no tenía dinero y eso cuando tienes 14 años es ¡jodido!! (risas)… hasta que conseguí 25.000 pesetas y pude comprar uno de segunda mano, la verdad que me hizo mucha ilusión tener mi primer instrumento propio y en cuanto llegué a casa me puse a tocar encima de los discos de B.B King, Eric Clapton, Bob Marley o de los Rolling Stone que tenia mi padre… la realidad es que en un par de meses me defendía bien con el bajo y podía tocar líneas básicas de blues y rock, lo sentía bastante integrado en mi.

¿Cómo definirías tu estilo como bajista?
Pues aunque soy consciente de que me muevo mejor en estilos como el Funk, Jazz, R&B o fusión y tal creo que la palabra versátil podría definirme bien, he tocado con multitud de formaciones desde flamenco hasta hard rock, pasando por el blues, jazz, funk, música tradicional cubana, experimental, fusión, rock etc… Está bien asentarse en un estilo y dominarlo a la perfección pero mi curiosidad me ha llevado siempre a investigar en todos los tipos de música que he podido, creo que eso enriquece muchísimo tu lenguaje propio.

¿Y tú sonido?
Mi sonido en este momento es mayormente pasivo (salvo contadísimas excepciones) intento que sea natural, orgánico y a medio camino entre algo dulce y agresivo, casi sin comprimir. Aunque ha ido cambiando con el paso del tiempo, al principio prefería los sonidos de bajos activos, con el tiempo me di cuenta que un buen bajo pasivo saca muchos más matices y riqueza armónica y no pierde en absoluto definición o graves, pero claro, al estar sin maquillaje necesitas maderas muy bien curadas y una construcción muy buena para que el sonido resultante sea bueno. Un previo activo colorea y esconde defectos y con un bajo pasivo no hay trampa ni cartón, lo que suena es lo que hay y el que manda eres tú y tus manos, no el previo. Eso es que lo busco ahora y las creaciones de Leo Fender son las que mejor se adaptan a mis necesidades, por ergonomía, feel y sonido. Mayormente uso Jazz Bass y en ocasiones Precision Bass, aunque también he usado Musicman StingRay y G&L L-2000, pero me quedo con un buen Jazz Bass por su sencillez y versatilidad…

2

¿Cuál fue tu primer bajo?
Un Starforce (marca desaparecida) que estaba bastante bien para lo que me costó, luego tuve un Washburn, después usé Yamaha e incluso fui endorser de la marca Ibanez durante seis años, usaba bajos Ibanez de las series SB, ATK, BTB, etc… hasta que un día pillé un buen Jazzbass y pensé: ¡Aquí me quedo! Nunca había sentido esa sensación al coger un instrumento, anteriormente había probado algún Fender y nunca me llamaron demasiado la atención, pero ese día no se qué ocurrió, sentí que eso era lo que estaba buscando desde hacia años.

4, 5 o 6 cuerdas, pasivo o activo, singles o humbuckers… ¿Cuál es tu “setup” preferido y por qué?
En principio me quedo con un buen “cuatro cuerdas” y en ocasiones cinco. Pasivo y single coil siempre. Las Humbuckers me gustan pero no son para mi y las humcancelling están muy bien conseguidas pero no suenan realmente como una single coil, si quieres algo tiene que estar dispuesto a aceptar sus ventajas y sus inconvenientes, las single coil suenan increíbles pero tienen sus ruiditos y buscar algo exactamente igual pero sin sus defectos no existe, directamente. Así pasa con todo, no puedes tener a la vez la resonancia y feel de la nitrocelulosa y la indestructibilidad del poliuretano, o un cuerpo de material sintético para que pese poco y tener el tono que aporta una madera bien curada, etc… Nunca será lo exactamente lo mismo. Aunque soy muy exigente e incluso maniático con los instrumentos he llegado a entender que ni siquiera las matemáticas son perfectas, solo ¡exactas! Lo perfecto no existe.

¿Qué bajos tienes en la actualidad y cuáles son los que más utilizas en estudio y en directo?
Tengo y he tenido muchos bajos pero los que mas uso ahora mismo son tres jazzbass: el Marin Cano como titular, mi Fender Marcus Miller y un Nash ´63, también un Precision Marín Cano que suena increíble!! No suelo usar bajos diferentes en estudio, quiero que mi sonido sea siempre el mismo tanto en un terreno como en otro, a no ser que me pidan algo concreto.

Eres endorser de Mark Bass y de bajos Marín Cano ¿Qué te aportan estas marcas que no encuentras en otras?
Pues después de haber sido endorser de varias marcas tanto de amplificación como de bajos te digo que lo más importante es que te gusten de verdad, que te sientas bien tocando con tu equipo, todo lo demás no importa. Los amplificadores Markbass suenan realmente bien y muy naturales, cálidos, orgánicos… Puedes tener un sonido moderno o más tradicional dependiendo de la configuración que elijas, además son muy potentes y ¡no pesan nada! ¿Qué más se puede pedir? Y Marin Cano es Luthier, él hace sus bajos desde una tabla de madera, no monta bajos a partir de piezas, eso es muy importante ¿sabes? Me ha construido un signature, un Jazz Bass exactamente como yo lo quería; maderas, medidas, radio del diapasón, hardware, pastillas y después de un tiempo con el bajo decidí mejorarlo cambiándole el cuerpo de fresno por uno de aliso ligero y las pastillas Delano por unas Lollar, él siempre está dispuesto a cualquier cosa que le pida, tener eso y que además sea mi amigo no tiene precio… y lo mejor; son Made in Ibiza.

3

¿Qué bajistas te han influido más en tu forma de tocar?
Muchísimos, En primer lugar Jaco Pastorius, para mí es el número 1 por muchas razones, después están Marcus Miller, Stuart Zender, Victor Wooten, Richard Bona, Kai Eckhardt, Dominique di Piaza, Les Claypol, Flea…

¿Cuáles son los secretos para ser un buen bajista?
Secretos no tengo ninguno, pero creo que lo primero es tener siempre la humildad necesaria para seguir avanzando en el infinito océano de la música… por supuesto saber escuchar y estar receptivo a todas las tendencias musicales que existen y que están por llegar, querer ser un buen músico antes que un buen bajista, tener claro que el talento es la chispa pero el combustible es el estudio y el trabajo diario. Es importante conocer bien la armonía y el tiempo y preocuparse por realizar correctamente la función del bajo en cada momento y para lo que requiera cada situación.

Estuviste dando clases de bajo en la escuela Promusica de Sevilla, ¿En qué aspectos crees que la docencia te ha ayudado como músico?
Dar clases me encanta, me hace recordar cosas o mejor dicho no olvidarlas, es muy satisfactorio ver que yo estuve en ese mismo sitio antes que mis alumnos y me hace sentirme agradecido cada día por tener la relación que tengo con la música. También es muy gratificante ver a alguien progresar musicalmente y comprobar que algunos llegarán a ser realmente buenos músicos y que de alguna manera yo he contribuido a eso.

¿A qué bajista o bajistas nacionales admiras más por su trayectoria y cuéntanos si alguno ha ejercido algún tipo de influencia sobre ti?
Pues a Carles Benavent y a Pepe Bao… por su personalidad, por lo que han aportado cada uno al bajo en este país y en especial Carles al flamenco. Influirme claro que me han influido, todo lo que oigo y me gusta me influye, ¡incluso lo que no me gusta también! Jajaja, Pepe es amigo mío y hemos compartido buenos momentos de charla y música, lógicamente eso influye y a Carles llevo oyéndolo prácticamente desde que era un niño.

Has trabajado con multitud de artistas LAS NIÑAS, RAIMUNDO AMADOR, TOMÁS DE PERRATE, ALEJANDRO VEGA, MAITA VENDE CÁ, SILVIA PANTOJA, TUCARA, ALGIVA, JUNIOR MIGUEZ, CARLOS CHAOUEN, CHICO OCAÑA, ALBA MOLINA… como bajista freelance ¿Cuál de ellos te ha influido más en tu carrera como bajista profesional?
Todos influyen cada uno a su manera, en cada trabajo se requiere algo diferente y yo intento hacerlo lo mejor que puedo, aprendo algo nuevo en todos y cada uno de ellos, a nivel musical cada uno de ellos me aporta y me hace crecer de manera diferente. Con cada uno de ellos tengo que sacar una parte diferente de mí sin dejar de ser yo mismo.

¿Qué tres discos recomendarías a otros bajistas que escuchasen por su especial interés?
Es muy difícil recomendar sólo tres discos pero lo intentaré: El primer disco en solitario de Jaco Pastorius titulado -Jaco-. El disco de Glenn Gould (J.S.Bach -Variaciones Goldberg- 1981) y el disco What a Wonderful World de Louis Armstrong -1970-

4

¿Cuál es tu actividad como bajista en estos momentos y cuáles son tus planes de futuro?
En este momento estoy con mi grupo La Selva Sur, Chico Ocaña, Tucara (Alba Molina & Andreas Lutz), Junior Miguez, Tomás de Perrate y Carlos Chaouen. Recientemente he montado un trío con Marcos Munné (guitarra) y Juanito Makandé(cajón flamenco y percusión) y estamos dándole rienda suelta a la imaginación haciendo canciones instrumentales muy divertidas y frikys. Tenemos ya nueve canciones más o menos montadas y nos llamamos -The Mencial Project- ¡Pronto estaremos tocando!

De la música que has escuchado últimamente ¡Qué te ha parecido más interesante?
La verdad es que desde hace bastante tiempo lo que más oigo es música negra, música tradicional de la India, jazz y música clásica, pero así de los últimos discos que he escuchado pues el disco de Buddy Guy (Sweet tea) suena realmente interesante y creo que es del 2001. También el disco de Quite Sane ( The child of troubled times) me resultó divertido. Avisahi Cohen (Live at the blue note) del 2007 y uno que me gusta mucho de Didier Lockwood es el tributo a Stéphane Grappelli. No soy un friky de ir buscando toda la nueva música que se va haciendo, cuando descubro algo bien, pero tampoco lo busco.

Dani Boronat

0 comentarios en Fernando Lamadrid
Deja tu comentario