Revista de Bajos

EBS Stanley Clarke Signature Wah-Wah

Para el lanzamiento de su primer modelo Signature, la compañía sueca EBS se ha fijado en, nada más y nada menos, Stanley Clarke. Dándole una vuelta de tuerca a su anterior modelo de Wah/Volumen, parece que han conseguido un producto con unas prestaciones superiores.

El modelo que nos ocupa presenta dos funcionalidades aprovechando el carácter oscilante de la carcasa. Al activarlo conectamos, lógicamente, el wah-wah. Sin embargo, al desactivarlo tenemos 2 opciones seleccionables a través de un pequeño botón externo. Podemos hacer que el efecto se apague y el pedal simplemente deje pasar la señal de nuestro bajo, o bien se activa el modo pedal de volumen. Para entendernos, digamos que los dos modos de trabajo serían Bypass/Wah o Volumen/Wah.

Al lado del conector que selecciona esta opción, encontramos otro similar que nos permite elegir entre entrada de bajo activo o pasivo, típico en casi todos los pedales de EBS, y muy útil para aquellos que trabajéis con más de una bajo. Y para redondear el control de nuestra señal no procesada, hay que remarcar que el EBS S.C.S. Wah es True Bypass.

1

Es en el rediseño del circuito del wah donde la gente de EBS parece haber intensificado sus esfuerzos. Aparentemente, la arquitectura del efecto no debe ser muy diferente del EBS WahOne, el modelo standard. Sin embargo, las funcionalidades añadidas permiten un mayor control en lo que respecta al tono y al barrido de frecuencias que haremos al mover nuestro pie. La sensación que nos queda es que han ampliado (de forma muy poderosa) las posibilidades sonoras de un modelo que ya sonaba excepcionalmente bien en su formato original. Veamos con más calma el panel superior en el que se encuentran los controles.

En primer lugar, observamos un switch giratorio de 4 posiciones. Dos de estas posiciones, (Low Pass y High Pass) son filtros pasabajos y pasaaltos, como su nombre indica. Cuando empleemos el Low Pass, eliminaremos todas las frecuencias a partir de la frecuencia de corte al tener el pedal al mínimo, mientras que en el High Pass eliminaremos los agudos a partir de la frecuencia de corte al tenerlo al máximo. Bueno, para poder hacer esto es obvio que necesitaremos un control que nos permita ajustar esa frecuencia de corte. Lo encontramos justo al lado del switch giratorio y se denomina Range. Este potenciómetro nos permite seleccionar la frecuencia de corte en estos dos modos y trabaja en el rango entre 50Hz y 12.5KHz. Suficientemente amplia como para no encontrar límites. En la tercera posición (Band Pass) el efecto se comporta como un pedal de wah-wah completamente normal, con la ventaja de que podemos seleccionar la frecuencia en la que queremos que se centre el recorrido de nuestro pie (de nuevo con el control Range). El último modo (Boosted BP) actúa exactamente de la misma forma, pero con un incremento en el volumen final ofrecido.

EBS S Clarke 005

El último de los controles disponibles es el denominado Width, que controla la anchura de la ventana de frecuencias que estamos barriendo al mover el pie. Tradicionalmente, a este control se conoce como Q y, para entendernos, afecta a la agresividad con la que va a responder el efecto. Cuanto más estrecha sea la ventana de frecuencias (menor Q), notaremos un cambio de frecuencia mayor para el mismo movimiento de pie, así que nuestro oído notará un cambio más pronunciado. Este control es muy versátil y nos va a permitir redondear el sonido resultante en función de nuestro rango de movimientos. Y, sabiendo jugar adecuadamente con él, podremos alcanzar sonidos muy peculiares, bastante alejados de lo que sería un wah-wah estándar.

Una de las grandes ventajas que presenta el diseño del circuito es que trabaja en paralelo, de forma no elimina completamente la señal original del bajo. Esto, que podría parecer un problema, es en realidad una gran idea, ya que de este modo no perderemos nunca la sensación de estar tocando un bajo, cosa que podría ocurrir al filtrar en exceso la señal original. Tan sólo en el modo Low Pass toda la señal pasa a ser procesada por el efecto.

El tacto que tiene el pedal es difícil de describir, así que os recomendamos que lo probéis. Simplemente merece la pena comentar que puedes pasarte horas con el pie encima sin cansarte. La cubierta recubierta de goma antideslizante lo hace cómodo y te permite tener un buen tacto y, por tanto, buen control sobre los movimientos. Y, por si esto fuera poco, el pedal viene con una llave especial que permite regular la fuerza necesaria para moverlo a tu gusto.

En resumen, nos encontramos ante un gran efecto, con unas prestaciones sonoras extremadamente amplias y que vemos difícil que no cumpla las expectativas del más exigente de los bajistas. Probablemente, una de las mejores elecciones que tienes al alcance de tus pies en el mercado actual.

 

David Vie

0 comentarios en EBS Stanley Clarke Signature Wah-Wah
Deja tu comentario