Revista de Bajos

Amplis

Ashdown Rootmaster 420

Para los bajistas que tocan mucho y a menudo pero tienen un presupuesto limitado, Rootmaster es una opción más que fiable que ofrece muchas funciones y prestaciones

Markbass Multiamp

Si hay una marca en el mundo del bajo a la que podamos otorgar la calificación de “revelación de la última década”, no cabe duda de que la mayoría votaríamos por Markbass. Y si acotamos el calificativo al campo de la amplificación, entonces creo que el porcentaje de votos sería aún superior

Hartke HD150

Hartke es una marca que lleva en el mundo del bajo desde mediados de los años 80, en concreto desde que en 1984 construyó su primera pantalla nada menos que para Jaco Pastorius. Y la primera reflexión no puede ser otra que pensar que muchas cosas habrán hecho bien para mantenerse durante tantos años. Vamos a ver qué tienen que ofrecernos para 2015

Warwick LWA 1000 Silver

La tendencia parece irremediable y sin vuelta atrás. Supongo que con ver el título y las fotos de esta prueba, que es lo primero que solemos mirar todos, ya sabéis a qué me estoy refiriendo. No hace mucho me di una vuelta por varias tiendas de Madrid, incluida la especializada solamente en bajos que todos conocemos, y pude comprobar con mis propios ojos, y confirmar charlando con el personal de las mismas, que los cabezales grandes y pesados son parte del pasado

Taurus QUBE 450

Este es el eslogan de la marca polaca Taurus Amps, ” fabricado por músicos para músicos”, con el que hacen una firme declaración de intenciones y definen la política de la empresa a la hora de desarrollar sus productos.

Fender Rumble 500

Que Fender nunca había ocupado un lugar tan destacado en la amplificación de bajo como el que le corresponde por ser la marca emblemática en la historia del bajo eléctrico es un hecho. Que en los últimos años se ha gestado una revolución en este campo con la aparición en escena de los altavoces de neodimio y los cabezales de reducido tamaño, sin que ello suponga una pérdida de calidad sustancial con respecto a los formatos tradicionales, es otro hecho

Fender SuperBassman

Tras muchos años sin presentar ningún amplificador con el que llenar grandes escenarios y que por ello otras marcas como Ampeg, EBS y Aguilar quizás hayan copado el mercado y obtenido todo el reconocimiento con sus grandes modelos, Fender decide sacar los cabezales Super Bassman y Bassman 100T, una reedición estética del mítico cabezal “Blackface” de los ’60 con la última tecnología en amplificación en su interior, y junto a ellos una serie de pantallas con estética vintage y altavoces de neodimio con múltiples configuraciones

EBS TD660

Hacía tiempo que desde estas páginas no publicábamos una prueba de un cabezal grande. Y entiéndase “grande” en toda la extensión del sentido de la palabra: grande en tamaño y grande en potencia. Es verdad que vivimos unos tiempos en los que la tendencia del gran público bajista, en general, es buscar cabezales de tamaño reducido y precio moderado o barato si es posible. También es verdad que la tecnología de diseño y fabricación ha permitido situar esos cabezales pequeños y baratos, o no demasiado caros, en un nivel de calidad impensable hace tan solo una década. Pero hay una tercera verdad en todo esto, y es que los “bichos” grandes están, y siempre estarán, un escalón por encima de los hermanos menores, por muy logrados que estén estos. La razón fundamental, y es pura lógica, es que la calidad máxima proviene de la utilización de una serie de componentes, y esos componentes ocupan sitio.

SWR Marcus Miller preamp

A finales de 1970, el sonido SWR sólo existía en la mente del fundador de la compañía, Steve W. Rabe. Simplemente pensaba que los amplificadores de bajo podían y debían sonar mejor y su meta era cubrir las necesidades de los bajistas profesionales del más alto nivel. Durante algún tiempo se dedicó a visitar estudios de grabación de Los Ángeles preguntando a los profesionales qué buscaban y qué pensaban sobre lo que para ellos sería el amplificador de bajo ideal

Ampeg BA 108

Todos sabemos la reputación legendaria que tiene Ampeg en el mundo de la amplificación para bajo. Posiblemente ganada con el SVT de 300W y su cabinet 8 x 10 que fueron de ayuda para que los bajistas pudiéramos competir con los cabezales de 100W que empezaban a manejar nuestros compañeros de las seis cuerdas en directo. Desde ese primer referente a la actualidad pasando por el combo B-15, otro clásico del estudio de grabación, han pasado muchas cosas